El traspaso de Neymar al Paris Saint-Germain se convirtió en el más caro en la historia del balompié, duplicando la que hasta hace un año había sido la transacción más escandalosa: 105 millones de euros pagó el Manchester United por Paul Pogba. La operación parisina consta de 222 millones de euros más impuestos, lo que equivale a 4 mil 622 millones de pesos y casi siete veces el número de seguidores que tiene en Twitter.
Con ese dinero se podría comprar a todos los jugadores de la mitad de los clubes mexicanos, incluidos Cruz Azul y Pumas. También se podría comprar un millón y medio de camisetas del PSG con el nombre y número del brasileño. Y, ¿por qué no? Podrías invitar a 1.2 millones de amigos a ver a Neymar anotar en el Parque de los Príncipes, pues cada boleto promedio cuesta 180 euros.
Durante los cuatro años que militó en el conjunto culé, Neymar junior consiguió anotar 105 tantos, colocándose entre los 20 mejores goleadores en la historia de la institución, así como el segundo mejor brasileño detrás de Rivaldo. Se colgó la medalla de campeón en 10 ocasiones, destacando una Champions League y un Mundial de Clubes, ambos en 2015.
En el mismo lapso, su nuevo compañero uruguayo Edinson Cavani convirtió en 130 ocasiones para los parisinos y conquistó 14 títulos, todos a nivel local. El astro brasileño también presume ser el actual campeón olímpico con su selección en la categoría correspondiente, además de haber conquistado la Copa Confederaciones en 2013, justo después de fichar por el Barcelona.
Vistiendo los colores de la capital francesa, el futbolista en cuestión recibirá 35.6 millones de dólares anuales en su cuenta bancaria. Esa cantidad se traduce a 98 mil dólares al día, lo cual equivale a tres años y cuatro meses de salario mínimo en México, 10 meses menos de lo que defendió la causa catalana.
Finalmente, Neymar, Lionel Messi y Luis Suárez anotaron 364 goles y 211 asistencias en tres temporadas. El momento clave del entonces 11 blaugrana fue en la remontada histórica en Champions. ¿Contra quién? El París Saint-Germain. Él puso el centro al minuto 95 con el que Sergi Roberto sentenció el ahora legendario 6-1. Neymar provocó un pequeño sismo en el Camp Nou, pero al final una sola foto con 1.3 millones de likes en Instagram capturó la hazaña: Messi ovacionado por 100 mil personas. Moraleja: los números, aunque usted no lo crea, sí cuentan.

Comentarios