Neymar sin tiempo para sus exageraciones

98

Rusia.-

Tan solo hubo un momento en el partido donde una falta sobre Neymar derivó en abucheos insistentes de parte de la porra belga para que el 10 brasileño se levantara pronto.
La temprana desventaja en que se vio Brasil, en un estadio que se pintó mucho más de rojo que de amarillo, hizo que las exageraciones del crack pasaran a segundo plano.

La afición de la Verdeamarela vivió una de las noches más tristes de sus últimos años, en contraparte a la belga, que festejó en mucho menor número, pero con una intensidad digna de su gran plantel.

Los Diablos se encontraron con un sorpresivo autogol brasileño y de ahí nadie los paró. El segundo tanto al final del primer tiempo provocó que jugadores en la banca salieran y brincaran incluso pisando la cancha.

El reloj se convirtió en aliado de los europeos y así Neymar se vio obligado a pararse rápido cuando le tocaban. Así pasó al final del primer tiempo, al inicio del segundo y también en la compensación, cuando pidió penales, pero sin retorcerse en el césped.
Esta vez el árbitro no le consintió nada y así llegó un silbatazo final que provocó que todo el equipo rojo celebrara con brincos en la cancha y al final llevara a los jugadores a tomarse de las manos y en fila levantar los brazos enfrente de dos de sus porras.

Los abrazos, el éxtasis y la incredulidad fueron parte de la celebración belga, mientras que del lado brasileño la frustración fue la constante. La eliminación en cuartos es tragedia para lo acostumbrado por el equipo sudamericano, que dejará Rusia 2018 con el triunfo ante México como su máximo logro.

Comentarios