Se confeccionaron en lo íntimo de Atracomulco. Son las listas del miedo a lo que les puede pasar, las de la loca carrera por el fuero plurinominal de senadurías y diputaciones que solo para eso sirven, jamás para esquivar el suplicio popular. Se desboca la ambición por la libertad de los patibularios. ¡Lástima que Peña Nieto ya no pueda postularse! Al que las promueve le espera la condena popular.
Porque hasta el fuero presidencial vigente no alcanza para eludir las sentencias por delitos de traición a la patria. Para esa sigue en positivo jurídico la pena de muerte, tan cantada para los narcotraficantes y sus cómplices, por el mismísimo Trump, adicto a la defenestración y a buscar las culpas de otros para descargar las suyas.
Por eso acá en el rancho grande se recurre a todas las atenuantes, que repiten a coro los amanuenses de la prensa infame: robó, asesino, mintió, saqueo, pero poquito, de acuerdo con la filosofía del gran Layín, Hilario Ramírez, el alcalde de San Blas que apareció en el momento oportuno. “Sí robé, pero poquito”, dice. Y el manto protector de esa frase del cinismo rampante se extiende a todos los que la invoquen.

Ya no somos agachados frente
a la descomposición del país

Ahora exigen todas las atenuantes penales porque quieren los privilegios carcelarios: robaron, secuestraron y masacraron, pero poquito. ¿Hasta dónde creen que soporta la paciencia y compasión popular de un país con más de 100 millones de perjudicados? ¿Hasta dónde son laxas las legislaciones que ellos mismos aprobaron en la federación y en los estados para poder irse de rositas?
Porque el pulso electoral que palpita en aquellas regiones proclives a la mansedumbre y a la cooptación del estridente aparato de operadores priistas de antaño, ya late diferente. No somos los agachados de antes. Se ha revelado ante tirios y troyanos la descomposición estructural del país.
Ya se sintió el efecto de la decadencia servil ante el Imperio, el entreguismo inaudito que empobrece, la rapiña sin freno de una casta de inexpertos, ambiciosos e improvisados que creía haber llegado para quedarse 25 años en el poder, y que solo duró seis meses blindada de impunidad asquerosa y ruin.

El 99 por ciento los maldice; el uno por ciento, privilegiado, aprueba
a los toluquitas

Tolucos y pachuquitas han orillado al país hacia la región desesperada, en la que no se encuentra un remedio posible. Han capitalizado el encono y la sentencia en contra. Han partido a la sociedad en dos partes sin equivalencia: los muy poquitos del uno por ciento que aprueba la gestión del peñato por los favores recibidos…
Y del otro lado, 99 por ciento restante que la maldice, incluidos hasta los niños encuestados. De vergüenza suprema. Hasta en los altos círculos financieros de Nueva York se enseñan las garras para despedazar a los atracomulcas que han roto todos los récords de codicia y ambición, así como de anexionismo desconfiable.

Deben reconocer su derrota las fuerzas de derecha y de rapiña ignara

Los dueños del poder exigen una amplia cuota de satisfacción, así como los pobladores de acá que nos preguntamos si alcanzará el país para pagar todas las carísimas facturas de gobierno y de campaña, firmadas desde el desenfreno sin nombre de esta caterva de retrasados mentales revestidos de mandarines perdonavidas.
Ahora deben reconocer su derrota las fuerzas de derecha y de rapiña ignorante que han provocado la irritación del país, generando un ambiente de crispación, incertidumbre y revancha. No hay de otra, lo contrario sería orillar a la nación a una lucha fratricida que jamás será consentida por las cajas registradoras de los dueños del abarrote.
Por eso todos quieren fuero. Todos los que según ellos robaron y mataron poquito. Desde el protector de Layín, el descocado exgobernador de Nayarit Roberto Sandoval, el mismo que desde arriba del ring de Las Vegas ondeaba fuera de sí la bandera de la Riviera Nayarita, levantando aplausos en favor del boxeador favorito, el Canelo Álvarez…
Hasta el fiscal local, el encarcelado Edgar Veytia, rehén del Chapo Guzmán y del cartel de la Nueva generación en Brooklyn, ambos grupos delincuenciales prohijados y consentidos por el sistema. Todos están en el mismo saco, forman parte de la misma cuerda de sentenciados sin agarraderas ni voluntad. Van p’adentro.

Quieren robarse la elección.
Con los pluris y con la señora Zavala

Ahora, sin los padrones electorales a favor de los tricolores en las pesadas plazas del Estado de México, zona metropolitana y Veracruz, por no hablar sino de los más grandes, las sierras y las ciudades norteñas y del Altiplano, los corredores azules y los pintados de amarillo y moreno, están perdidos y no saben qué camino los trajo hasta aquí.
Pero desde el sótano de las preferencias electorales, los delincuentes políticos juran por esta que quieren perder, pero por poquito. ¿Qué tanto es tantito, si solo están rezagados por 20 millones de votos? Entonces solo les quedan las listas plurinominales, donde los fantasmales mapaches del Clavillazo Ochoa Reza prometen robarse la elección.
Para eso creen que cuentan con la cínica del rebozo mordido Margarita Zavala Gómez del Campo de Calderón Hinojosa que presentó con la ayuda del Instituto Nacional Electoral (INE) una pavorosa cifra de adeptos truqueados, violando todas las leyes electorales, constitucionales, administrativas y penales existentes.

Ximena Puente ocultó todos sus trastupijes, por eso reclamó su pluri

Los ocho puntitos que les dé la independiente comprada, más los que siempre aporta el Verde Ecologista a la ambición desenfrenada, más los del inexistente Panal de profesores corruptos, más lo que se acumule entre las uñas, pueden acceder a un lugar ínfimo, pero según ellos decoroso, desde donde puedan defender el trastupije.
Porque hasta el afectadito niñito verde supuestamente chiapaneco, a pesar de haber nacido en Las Lomas de Chapultepec, se resiste a entrar en las listas plurinominales del PVEM, cómplice del PRI-Panal, pues ahora alega sus impedimentos constitucionales por brincar desde un cargo de elección, supuestamente.
Hay otras, como la impresentable Ximena Puente que no se arredra ante esos pruritos. De comisionada del espectro del instituto nacional de la transparencia, la misma que ocultó a piedra y lodo los desmanes de Lozoyita, Videgaray, Peña y Meade, reclama para sí el fuero de una diputación plurinominal.
Tampoco se arredra para entrar en las listas el miedo por el PAN el que fuera operador del nefasto Guillermo Padrés en Sonora, los que permitieron todos los desmanes de contaminación y muerte del Grupo México de Germán Larrea, hoy tan ofendido por la postulación morena de Napoleón Gómez Urrutia, su víctima desde hace 12 años con el cuento de un fraude minero cuyos únicos beneficiarios fueron Larrea y la familia Calderón Hinojosa.

JA Calzada se cuela en las listas; ¿cafeteará al “líder” cetemista?

Se cuela en las listas, a la espera de “cafetear”‎ a Aceves del Olmo, el suplente José Antonio Calzada, indigno titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), quien busca el escaño salvífico, una vez que desaparezca de este mundo el titular cetemista. De ahí podrá presumir el derrotado queretano ámpulas representativas cuando lo designen líder del otrora partidazo en extinción.
La claque de campaña de Meade se cuela en los primeros lugares de las listas, ya no se esperan como antes para asumir cargos del gobierno, ni luchan por el triunfo mayoritario desde las trincheras del partido, pues saben de antemano que esas golondrinas ya no volverán.
El único que se quedó chiflando en la loma es el ruin Peña Nieto. El sí ya no tiene pa’dónde hacerse, ya no queda un solo cargo en el escalafón priista. Tendrá que esperar en el banquillo la decisión de ser juzgado por traición a la patria, y ahí sí… ¡Lástima Margarito!
¿Está lista su credencial de votante, amigo lector?

Índice Flamígero: Hoy, hoy, hoy se espera la presentación de la 3de3 de José Antonio Meade Kuribreña que anuncian como espectacular, pero –escribe Bibi Villavicencio, lectora consentida y con sentido del “Índice Político”– “me interesa más conocer el 3de3 de Dionisio Meade, funcionario de Zedillo, que la de su hijín. Finalmente es el padre del Fobaproa, ese barril sin fondo” que tardarán en pagar todavía más de dos o tres generaciones de mexicanos. + + + Sobre el NAICM escribe el ingeniero Manuel Frías Alcaraz: “…La inconveniencia del nuevo puerto aéreo radica fundamentalmente en su incorrecta ubicación dentro del fangoso y salitroso ex-Lago de Texcoco o en las instalaciones del puerto aéreo militar Santa Lucía; pues ambas alternativas, al propiciar y complicar aún más la conurbación, sobrepoblación y expansión territorial, acortarán el colapso de la ZMVM. Tiempo a que la capacidad natural y la habitabilidad en el Valle de México fue totalmente rebasada. Asimismo, la realidad es que en el nuevo puerto aéreo (NPA) la ingeniería mexicana queda desplazada y subordinada a los intereses de las compañías externas, preferidas por su supuesta experiencia en la construcción de importantes Obras Públicas. Al sustentarse en concursos internacionales, las compañías extranjeras determinan las acciones y dirigen los planes del NPA. Para la SCT los contratistas foráneos conocen mejor la fisiografía del país, sin importar si las obras de infraestructura básica están bien conceptuadas, planificadas y diseñadas, como lo evidencia el Tren Interurbano México-Toluca (2 mil 250 millones de dólares), el NPA (alrededor de 10 mil millones de dólares) y la inexistente Refinería Bicentenario-Tula II, Hidalgo (más de 9 mil 200 millones de dólares), publicitada y promovida por la SENER-PEMEX.” El ingeniero Frías ha propuesto que el nuevo aeropuerto se ubique en los límites de Puebla y Tlaxcala, a 75 kilómetros del Zócalo de la Ciudad de México y a 16 kilómetros al oriente de Calpulalpan.

www.indicepolitico.com
[email protected]
@pacorodriguez

Comentarios