No terminamos ni siquiera la semana de transición para transitar hacia el semáforo naranja, cuando el gobierno federal regresó a Hidalgo al rojo: la alerta máxima epidemiológica. La semana pasada la sociedad hidalguense tomó un respiro pues el sector salud federal anunció que debido a una disminución en el ritmo de contagios, la entidad cambió a alerta naranja para la semana en curso. No obstante, el gobierno estatal impidió que se establecieran las medidas correspondientes a ese nivel de alerta y anunció que antes habría un periodo de transición para que ahora sí la próxima semana comenzara el cambio. Con el anuncio de ayer, el gobierno estatal y los municipios tendrán que replantear el trabajo realizado esta semana. También, los sectores económicos que ya se preparaban para regresar deberán calmar sus ansias y volver al confinamiento. Este cambio de planes tendrá sin duda repercusiones y provocará no solo desencanto, sino irritación. Es sabido que empresarios de varios sectores esperan con urgencia el regreso a las actividades, al menos en reducidos porcentajes. La sequía económica les ha pegado y difícilmente aguantarán una cuarentena ampliada. ¿Qué hará la dupla gobierno del estado-empresarios para evitar que se tense aún más la cuerda que sostiene la frágil estabilidad social? No hay una respuesta sencilla, pero se antoja indispensable que quienes integran esa ecuación se sienten para estudiar los escenarios frente a la emergencia sanitaria que parece no tener fin. Una economía seca con una población enferma anticipa escenarios indeseables. Más allá de resiliencia, hoy a la sociedad le urge solidaridad gubernamental. ¿Estará Hidalgo a la altura? De filón. Tras el atentado que sufrió el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la capital del país (SSC-CDMX) Omar García Harfuch no queda más que echar las barbas a remojar. Hidalgo, según el propio gobernador Omar Fayad, no tiene presencia de cárteles. Pero lo ocurrido ayer en la CDMX nos debe hacer tomar conciencia que, si no están aquí, sí están a la vuelta de la esquina

Comentarios