Niega exalcalde de Orizatlán anomalías en su administración

446
ORIZATLAN
En conferencia de prensa, el exmunícipe priista explicó que algunas ya se solventaron

Aseguró que las observaciones son por detalles administrativos

Huejutla.-

El exalcalde de San Felipe Orizatlán Manuel Rivera Fernández aseguró que las observaciones por más de 24 millones de pesos que realizó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) son por detalles administrativos y no por falta de ejecución de obras.

La Auditoría Superior de la Federación informó que tienen inconsistencias 19 obras de electrificación, tres plantas potabilizadoras de agua y dos de tratamiento de aguas residuales, que demandaron una inversión de más de 24 millones de pesos. Un medio digital en su encabezado refiere que el exedil pagó por obras “fantasmas” (que no se ejecutaron).

En conferencia de prensa, el exmunícipe priista explicó que las observaciones que hace el órgano de fiscalización son la totalidad del monto de la obra. “Por así decirlo, quizá la falta de una instalación eléctrica de 5 mil pesos, hacen la observación por el monto total y no solo lo que hace falta”.

Rivera Fernández reconoció que actualmente algunas obras están inoperantes, pero que ahí están, no son “fantasmas”.

Indicó que algunas observaciones ya se solventaron, pero que las hicieron porque el contralor municipal Sergio González no entregó la documentación a la auditoría.

Lamentó la falta de responsabilidad del funcionario, porque la presidencia municipal es el enlace con la auditoría, pues los trámites no pueden realizarlos directamente, sino por el gobierno local.

El exedil se hizo acompañar por Gustavo Hernández Godoy y Carlos Enrique Zepeda, contralor y director de Obras Públicas, respectivamente, del periodo de gobierno municipal 2012-2016.

Aseveró que no ha “robado ni un peso”, que por ello “da la cara”; además, dijo que en su gobierno la inversión de más de mil millones de pesos fue histórica.

La presidencia municipal de San Felipe Orizatlán emitió un comunicado que comparte cuatro puntos; el primero, niega que haya emitido algún punto de vista o comentario sobre las observaciones realizadas por la Auditoría Superior de la Federación.

En el segundo, lamenta que el exalcalde eluda su responsabilidad y busque culpables en el presente gobierno, toda vez que los montos observados fueron durante el último año de gobierno, que fue del 4 de enero al 4 de septiembre del 2016.

Estableció que como gobierno reconocerá cualquier observación posterior al 4 de septiembre y el compromiso de acatarla y solventarla de manera clara, transparente y responsable.

El documento establece que si el exalcalde argumenta que no se le ha dado seguimiento a las obras inconclusas e inoperantes del 2016, es porque no existe documentación que avale el objetivo por el cual se implementaron.

Dato

Rivera Fernández reconoció que actualmente algunas obras están inoperantes, pero que ahí están, no son “fantasmas”

Comentarios