Huejutla.-

Representantes comunitarios de Coamila negaron que un bebé fuera sepultado en el panteón de ese lugar, bajo el argumento de que los padres no comparten las creencias religiosas de la mayoría de las personas de esa región.
Familiares narraron que acudieron a iniciar la queja número H-135-CDHEH a la visitadora regional de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), con sede en Huejutla.

Derivado de la problemática en Coamila entre vecinos, donde el delegado no dejó sepultar a un bebé, finalmente fue inhumado en Huejutla; el expediente fue contra la presidencia municipal por omisión en atención de la problemática.
De acuerdo con la versión de los afectados, impidieron la sepultura del cuerpo porque profesan otra religión distinta a la católica, situación por la cual acudieron a la Secretaría municipal, pero consideraron que no atendieron el problema.

El jueves, el bebé nació muerto y al llegar a la comunidad y realizar los trámites con el delegado, les negaron el espacio por pertenecer a otra religión, los progenitores se trasladaron a la presidencia municipal de Huejutla, pero no hubo una solución, fue hasta el sábado cuando acudieron a la CDHEH y fue ayer cuando sepultaron al recién nacido en un panteón de dicho ayuntamiento.

La atención en la comisión de derechos humanos, ubicada en la avenida Corona del Rosal de la colonia 5 de Mayo, fue de parte de Monserrat Vargas Ruiz, quien se comprometió con los quejosos a realizar lo conducente en caso de que se compruebe que hubo omisión.
El mes pasado, también un grupo de 40 personas de distinta religión a la católica fueron retenidos en Rancho Viejo, por realizar un acto a la intemperie y no avisar a los representantes comunitarios.

Comentarios