Pachuca

Es muy frecuente ver a padres, madres y/o profesores preocuparse o alarmarse cuando un niño juega con muñecas u otros juguetes “para niñas” o, en el caso contrario, cuando a una niña le gusta jugar con carritos o juegos “para niños”, por ejemplo futbol. Por ello, aquí te aclararé algunos conceptos importantes de sexualidad y te contaré un poco sobre qué son los juegos sexuales en la infancia, qué son los estereotipos de género y demás información que te servirá para entender y manejar situaciones de roles o estereotipos y así brindarle a tus hijos o hijas una educación sexual alejada de mitos, tabúes y demás creencias erróneas.
Primero debes tener en cuenta que sexo y género no son lo mismo. Cuando hablamos de sexo nos referimos a las características físicas (biológicas), es decir, hombre y mujer. Por otra parte, el género hace referencia a una categoría social, por lo tanto depende de cada sociedad, cultura y época donde nos dicen cómo comportarnos, actuar, vestir, hablar, entre otras cosas, de acuerdo a nuestro sexo; esto es lo que conocemos como femenino y masculino. Además, desde la infancia nos enseñan estas “normas de comportamiento” y, como consecuencia, vamos aprendiendo estereotipos de género, como “las niñas se visten de rosa y los niños de azul” o “los niños no lloran y las niñas son débiles”.
Sin embargo, la preferencia genérica, también conocida como orientación sexual, es el mayor gusto o atracción por relacionarse afectiva y/o eróticamente con personas del mismo, del otro o de ambos sexos/géneros; incluso existen diferentes estudios sobre el tema y, aunque sigue faltando información al respecto, las investigaciones más recientes demuestran que una persona homosexual nace y no se hace, es decir, desde nuestro nacimiento tenemos “codificado”, por así decirlo, nuestro potencial, ya sea homosexual, bisexual o heterosexual, el cual no se expresará hasta la adolescencia. No obstante, algunas personas aún piensan que si alguien “tuvo una infancia difícil o si fue abusado, será homosexual”, lo cual es totalmente falso. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los factores sociales y psicológicos sí van a tener influencia en cómo y cuándo se manifieste la preferencia genérica. En palabras más claras: la homosexualidad no “se pega o contagia”.
Durante la infancia ocurre el desarrollo psicosexual y dentro de éste se encuentran los juegos sexuales. ¿Recuerdas cuando eras niño o niña y jugabas a ser médico, mamá o papá”?, pues esos son ejemplos de juegos sexuales en la infancia, los cuales son importantes y benéficos para el desarrollo de un menor. Su principal característica es que se dan entre pares (niños o niñas de las mismas edades o similares), y están motivados por la curiosidad y el interés de conocer; es por eso que pueden presentarse mediante la observación de los cuerpos y pueden involucrar tocamientos. Además, estos juegos ayudan a que las y los niños se identifiquen y se diferencien con otros. El problema, en algunos casos, es la confusión que los adultos propician cuando limitan esas manifestaciones, sobre todo si ocurren entre niños del mismo sexo, pues sus creencias o estereotipos provocan que consideren estos comportamientos como homosexuales. Es decir, el mensaje que les envían es que eso no puede o no debe hacerse o que está mal o prohibido, trasmitiéndoles así sus propios estereotipos de género y la división y segregación entre sexos/géneros. Como resultado, lo único que se logra es educar futuros adultos que limiten su desarrollo psicosexual.
Por ello, es importante que recuerdes que juegos y juguetes no tienen sexo ni género, lo que le da a nuestros niños y niñas un sinfín de posibilidades para jugar, divertirse, aprender, diferenciarse, identificarse y tener una infancia feliz y libre de mitos y estereotipos. No olvides que la homosexualidad no es “contagiosa”, no se “adquiere” y sobre todo NO es una “enfermedad”.

Visita

  • Si te quedaste picado,
    no te preocupes, tenemos más de donde salió esto para mantenerte despierto toda la noche, por eso visita www.revistadandoydando.com.mx o búscanos en Facebook como Revista Dando y Dando, donde tenemos más y más para darte de qué hablar

Comentarios