Lol Canul

Seguramente mucha gente recordará la paradoja filosófica sobre el árbol caído a mitad del bosque, que si nadie está ahí para escucharlo, plantea la duda sobre si realmente hará ruido. Tal cuestión (que encierra en sí misma dos elementos importantes, por un lado el conocimiento del suceso y por otro la observación de él), sirve retormarlo hoy para comprender aspectos del establecimiento de leyes.

Para que se decrete una ley, debe pasar primero por un proceso legislativo en el que se analiza, se discute y se vota para su promulgación; pero para la sociedad no todo se queda ahí, las leyes deben ser socializadas para que la gente las conozca y conduzca su actuar en observancia de ellas.

Retomando el planteamiento del árbol, la ley puede existir, pero al mismo tiempo ser desconocida para la gente; tal desconocimiento no condona de su deber de cumplimiento ni mucho menos indulta cuando ocurre una transgresión a ella, ya sea por acción u omisión.

Así la ley hará ruido en su aplicación, pero por justicia, es necesario que la gente la conozca.

En México, a partir del gobierno de Benito Juárez las leyes se publican en el Diario Oficial de la Federación, que existe también por estados. La actual era de la tecnología permite el uso de herramientas digitales y es posible consultar las publicaciones por Internet. Si bien, el deber de difusión del gobierno parece satisfecho, no es suficiente para hacer llegar el conocimiento de las legislaciones y sus debidas actualizaciones a la población por varias razones.

Es de señalar que el lenguaje jurídico no es común para todas las personas, pues no todas contamos con la formación académica para la lectura e interpretación de los decretos; tampoco resulta ser un hábito cotidiano la lectura de las publicaciones (en un país donde leer no es una práctica común) y como una triste verdad, no todas las personas cuentan con recursos –materiales o no– para acceder a la información.

Es por esas razones que se deben implementar estrategias que acerquen los códigos a la población en un lenguaje comprensible, por medios accesibles y de formas llamativas que despierten el interés para así socializar los decretos a la matriz cultural en la que serán aplicados y en la que deben ser aprehendidos.

La Ley de Protección y Trato Digno para los Animales del Estado de Hidalgo fue decretada en el Periódico Oficial del Estado de Hidalgo el 28 de febrero de 2005 y reformada por última vez el 30 de julio de 2018. Pese a ello, han sido múltiples los señalamientos a lo largo de estos años de su carente aplicación, además de los ejemplos documentados por organizaciones civiles dedicadas al rescate y protección animal. Uno de ellos es el registro que Red Pro Animal lleva de las denuncias ciudadanas de envenenamiento de perros en diferentes localidades del estado, además de denuncias formales que hasta la fecha las autoridades competentes no han sabido desahogar.

Por ello, se ha planteado no solo la socialización de leyes entre sociedad y funcionarios, sino el profundizar en la prevención de la problemática, pues mientras no logremos atender tantos casos que se generan a diario, habrá que paliar también la situación con estrategias de prevención.

Delimitar una problemática es complejo y se debe entender que al tratarse de aspectos sociales, siempre tienen explicaciones multifactoriales; si se quiere intervenir, se debe tomar la decisión con el sentido de agencia sobre las cosas que podemos impactar.

Así, con la voluntad política y el interés de una institución gubernamental, tras los antecedentes registrados de infracción en la Ley de Protección y Trato Digno para los Animales al provocar sufrimiento y muerte en animales, nació la iniciativa de generar una estrategia que permitiera dar a conocer los elementos de dicha ley.

Si bien, la legislación actual no está completamente empatada con el bienestar y derechos de los animales, representa un avance importante que no debe seguirse desaprovechado. Lo esencial de recordar es que no basta con que existan acuerdos, leyes o decretos, es necesario complementar con una debida promoción.

Twitter @lolcanul

Comentarios