No es falta de talento, es la demagogia

764
editorial

No es que las y los deportistas mexicanos estén marcados por la mala fortuna, sino que históricamente nuestros gobiernos se han encargado de alimentar el discurso alegre sin medir el golpe demoledor que da la realidad. Para el gobierno de Hidalgo el deporte fue un eje fundamental, y efectivamente, la cultura física está marcada en el punto 1.5.8 del Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016. Pero a la hora de desembolsar se demuestra lo contrario. De acuerdo con una investigación que realizó la reportera Emma Fermín en julio, la importancia que dio el Ejecutivo hidalguense al deporte local se ve reflejada en el presupuesto: mientras que este rubro apenas ejerce 0.16 por ciento del presupuesto total del estado, el despacho del gobernador gasta 105 millones de pesos este año. Caso similar ocurrió en 2015 cuando el Instituto Hidalguense del Deporte gestionó recursos ante la Conade por 13 millones para programas específicos, de los cuales por incompetencia administrativa se reintegraron casi tres ya que no se emplearon dentro del plazo establecido. Por si fuera poco atletas de alto rendimiento se vieron en la necesidad de cubrir sus propios gastos para competencias nacionales e internacionales ante la escasez de presupuesto, en tanto, el gobierno estatal destina 50 millones para gastos de traslado y viáticos para otras áreas. De acuerdo con el Diario Oficial del Estado de Hidalgo, el deporte recibió 55 millones 483 mil 57 pesos para el ejercicio fiscal 2016; el presupuesto de la entidad asciende a 34 mil 144 millones 116 mil 124 pesos. Entonces, ¿dónde está la prioridad? ¿Cuál es el nivel de importancia que significó para el gobierno saliente lo que se supone es uno de los pilares para enfrentar problemas como la inseguridad, la obesidad y el sobrepeso? Ayer al inaugurar un complejo atlético en Ciudad Sahagún, el gobernador Francisco Olvera resaltó la importancia de impulsar acciones para construir espacios dignos y que niñas, niños y jóvenes, desarrollen su potencial y talento en diferentes disciplinas. Sin duda es loable para madres y padres de familia que sus hijos tengan unidades deportivas dignas, pero ¿qué pasa con los que tienen la suerte de trascender, cuando se convierten en atletas de alto rendimiento, dónde queda el supuesto apoyo? Por otra parte, inexplicablemente, la cobertura del gobierno de Hidalgo en la promoción de la actividad física, el deporte y la recreación es de 80 de los 84 municipios, es decir, no se tiene un alcance completo en el territorio. De acuerdo con lo publicado en el sexto informe de la administración, el Ejecutivo reconoce que hacen falta esfuerzos porque la demanda de la población ha incrementado como resultado de la concientización de las consecuencias del sedentarismo. De filón. el secretario de Gobierno Salvador Elguero remarca la retórica: no hay conflictos que pongan en riesgo la paz social hacia el cierre de la administración. Por las buenas o por las malas, las y los hidalguenses seguimos pobres pero seguros.

Comentarios