El gobernador Omar Fayad ayer señaló a este diario de ser culpable de generar psicosis colectiva y de crear alertas falsas sobre la inseguridad en Hidalgo. Desde aquí le respondemos: no gobernador, en este diario sustentamos lo que publicamos con documentos, con cifras oficiales, con testimonios, con entrevistas que conceden los funcionarios públicos como usted, que está contratado para ejercer el cargo de jefe del Ejecutivo estatal. Las desapariciones, homicidios, feminicidios, robos y secuestros no los inventamos nosotros, suceden cotidianamente en la entidad que usted gobierna. Basta con salir a la calle para percibir la inseguridad. Debería platicar con vecinos de colonias de cualquier zona de Pachuca: escúchelos cómo cada día refuerzan su seguridad con cámaras, con cercas cada vez más altas, contratando personal de seguridad privada. Las marchas y manifestaciones en vías públicas no las organizamos en las oficinas de este periódico: son respuestas espontáneas de los hidalguenses que cada día ven cómo su entorno se vuelve inseguro. La alerta de viaje que emite Estados Unidos (EU) no es un invento nuestro, puede consultarla en la página de la oficina de asuntos consulares del Departamento de Estado de nuestro vecino país del norte. Hidalgo está en el nivel dos, con lo que advierte a sus visitantes que la actividad ilícita ha incrementado, sin embargo, es posible viajar extremando precauciones. En ese nivel está la mitad del país y tampoco es un invento de los medios. La demanda de emitir una alerta de género no se nos ocurrió a nosotros en esta mesa de redacción. Han salido a las calles colectivos feministas, estudiantes, familias, para señalar que su gobierno está dejando mucho qué desear en su función principal, que es brindar seguridad a sus habitantes. No inventamos ni buscamos generar psicosis. Construimos la realidad en nuestras páginas con lo que sucede todos los días. Labor que, por cierto, le puede servir para ver qué está mal en su administración y corregir lo que se tenga que corregir.

Comentarios