Mientras en México los chairos y amlovers siguen creyendo que descubren las revoluciones, que se amarran los perros con longaniza y que se puede al mismo tiempo tocar las campanas y andar en la procesión… Mientras el chairopopulismo sigue inspirándose en los pensamientos y acciones furcias del chavismo para arremeter contra la población con todas sus diarias ocurrencias… En el mundo se piensa exactamente lo contrario.

‎En el mundo desarrollado, en efecto, se cree que porque los mexicanos tenemos el modelo más perfeccionado de desarrollo, basado en la economía mixta, contenido a nivel constitucional, el nuestro es el sistema perfecto, donde se apoyan el sector público y el privado para sacar adelante a la nación. No puede ser de otra forma, argumentan.

Por tal no se explican por qué el caudillo recurre a los impuestos a gatos y mascotas, a la criminalización de los ahorros y depósitos bancarios por 5 mil pesos, a la venta apresurada de Cetes, al recorte a los programas agropecuarios y alimentarios, al incumplimiento de su promesa de poner el equivalente a los montos que mandan los migrantes en sus remesas para abastecer de fondos a los programas sociales… O a rellenar las bolsas particulares de los mentecatos.

Y es que, señalan, la inspiración ideológica de los programas sociales y de las acciones en favor de los grupos vulnerables de la sociedad, en buena parte del mundo desarrollado del norte de Europa, los protocolos de investigación social en sus universidades se basa en los principios de la economía mixta mexicana.

Los empresarios deben ser los principales socios del Estado

Así han sido los últimos 50 años en los que los sistemas de reivindicación social de las mayores economías de la península escandinava han sido construidos sobre los orígenes y aplicaciones de los programas mexicanos contra la intolerancia, la discriminación y la desigualdad. No hay mejores pautas, argumentan.

Allá nos elogian por lo que logró hacer hasta la década de 1970 del siglo anterior el régimen surgido de la Revolución de 1917. Dicen que aquí los empresarios deberían ser, según el texto constitucional, los principales socios del Estado. Lo que no saben es que son agredidos y deturpados con suma arbitrariedad.

Lo que no alcanzan a comprender es que los programas en favor de los grupos vulnerables se han ido al caño y que, los que quedan, están en la basura. Mientras ellos siguen creyendo que en nuestra Constitución se encuentra la clave, así lo dicen, del socialismo del siglo XXI. Así, como se oye.

Suecia, Noruega y Dinamarca, las monarquías parlamentarias más exitosas del mundo, las que han logrado el reconocimiento internacional por sus programas económicos mixtos y por haber alcanzado los primeros lugares en el ranking mundial de las economías, juran que lo han logrado a base del pensamiento mexicano.

El Estado debe intervenir en cuestiones que no competan a la IP

Y aquí, aunque el modelo de la economía mixta es derecho vigente ‎y positivo, los chairos de la cuarta decepción lo postergan despreciando sus principios. Allá lo quisieran para un domingo. En los países nórdicos desarrollados, no desplazan al empresario, solo tienen muy claro que cada uno tiene su sitio.

El Estado debe intervenir en aquellas cuestiones que no competen a la iniciativa privada, por no ser lo suyo. Las cuestiones de interés público, las materias de las que depende el desarrollo general del país deben estar bien delimitadas, como dice la Constitución mexicana. En todo lo demás, debe intervenir la iniciativa privada, regulada y protegida por las leyes.

La meta aquí: un par de zapatos, la ropita vieja y la carcachita

En un entorno de dinastías seculares, como las suecas, noruegas y escandinavas, que tienen en el poder algunos siglos –solo interrumpidos por la dictadura nazi– aplican a pie juntillas y con devoción popular lo que nosotros, con el chairopopulismo, abandonamos hace algún rato.

Pero eso sí, los chairos del metate de barro, el frijol, el arroz, el parecito de zapatos, la ropita vieja y la carcachita para ser felices, no se cansan de elogiar los sistemas de protección social a los grupos vulnerables que tienen los nórdicos, aunque aquí adentro hagan como que la Virgen les habla. El sistema educativo, carcelario y de guarderías infantiles, más la amplia protección a los grupos de la tercera edad y a los discapacitados y vulnerables hablan por ellos.

Altos niveles de complicidad con las bandas de narcotraficantes

Aquí, nadie habla por nosotros. Todos se carcajean cuando se conoce alguna nueva ocurrencia del caudillo. No se explican por qué hemos dado tantos garrotazos de ciego. Lo comprenden todo, cuando se enteran de los niveles de complicidad con las bandas del trasiego y de los estupefacientes.

Sostienen ante tirios y troyanos que la creciente intervención de los Estados nórdicos en sus empresas petroleras, mineras, pesqueras, y en todas sus áreas estratégicas, tiene fama mundial, porque ha sido la inspiración del socialismo mexicano del siglo XXI, la genial economía mixta.

Nuestro modelo constitucional con el complemento necesario de un empresariado dispuesto a aceptar las reglas en todos los rubros de actividad es la mancuerna. Asistencia médica, social y estatal, apoyo efectivo a las franjas vulnerables de la población y diseño del desarrollo, con el esfuerzo exigido a las cúpulas dirigentes.

Estancados por un asunto de trastornos mentales obsesivos

En las universidades y tecnológicos del norte de Europa, los estudiantes y maestros solo lamentan el grado de banalidad política y de entreguismo en el que caímos.

Solo preguntan insistentemente si nuestros dirigentes del chairopopulismo no saben hacia dónde tienen que ir, o si existen más debilidades y amenazas que nos tengan arrinconados. Se les contesta que no, y entonces preguntan si es un asunto de trastornos mentales obsesivos o soberbias que no saben cómo resolver, y si el pueblo no les exige cuentas claras.

Para ellos, somos los autores ideológicos del socialismo del siglo XXI. Pero nosotros sabemos que estamos paralizados por las bravatas de un zafio que, amenazando, cree que demuestra su poder, cuando lo único que enseña a todo el mundo es un miedo, movido por un pasado de maltrato psicológico.

Amenaza hasta a las mujeres victimadas por energúmenos del medioevo, sin reparar en que se trata del 53 por ciento del padrón electoral comprobado. Por eso le urge arrebatar la autonomía del Instituto Nacional Electoral (INE), para no tener estorbo en los trastupijes que vienen durante la elección intermedia.

La tragedia es que, teniéndolo todo, ya no nos queda nada

El socialismo del siglo XXI nunca ha sido para las sociedades serias la revolución bolivariana ni el castrismo ni el peronismo ni el chavismo ni las miserias del Foro de Sao Paulo. Tampoco ha sido el socialismo corporativo de Xi Jinping ni el del Libro Rojo de Mao ni las versiones rusas de Vladimir Putin. Es el mexicano de la Constitución de 1917 y su modelo de economía mixta.

Eso es una bofetada, más que un halago. Es la real carcajada del gato hacia donde nos ha conducido el profeta tabasqueño y sus pelotones de mediocres y salvajes alucinados por sus ocurrencias.

La tragedia es que, teniéndolo todo, no nos queda nada. Somos el hazmerreír del mundo y éramos la antorcha viva del progreso. La revelación constitucional de la política, el ejemplo viviente de lo que tenía que hacerse.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: El 19 de noviembre del año anterior, AMLO dio a conocer la publicación de ooootro de sus libros: Hacia una nueva economía moral, considerado por su autor como un modelo alternativo al neoliberalismo, un libro anunciado por el presidente en julio de 2019: “Si tengo tiempo voy a hacer un libro sobre economía moral”, declaró en aquel entonces, y lo cumplió. Sobre el nuevo modelo económico que rige a la llamada cuarta transformación, el presidente López Obrador subraya que en su obra se describen experiencias, resultados y evaluaciones sobre el paradigma que están construyendo, basado en la convicción de que es más sólida la generosidad que el egoísmo, haciendo referencia a que la política económica que propone e implementa es generosa, empática y constructiva, además de señalar que la libertad reina sobre la prohibición, así como los principios éticos en el nuevo pacto social y del modelo de desarrollo para México. En resumen, el nuevo libro de AMLO busca el explicar con claridad su propuesta económica nacional en la que la prosperidad general se presume como uno de sus pilares, al igual que la reestructuración de los organismos, instituciones y las prácticas políticas y sociales para el bien común en un Estado de bienestar.

[email protected]
@Indicepolitico
@pacorodriguez

Comentarios