Hasta ahorita me ha gustado bastante la campaña, sí, ha sido completamente irregular, los equipos que generalmente son favoritos están batallando en serio y lo mejor, equipos por los que no se daba un quinto son los que llevan la batuta. Esto es la magia de la NFL.
Todo esto nos lleva a hablar de una de las verdades más grandes en los deportes de conjunto, si bien las individualidades son muy importantes y en ocasiones pueden definir un partido, el trabajo en equipo es vital. Ahora me van a decir que en la NFL técnicamente se divide en dos, la ofensiva y la defensiva, pero a final del día, si una no funciona, es muy difícil que la otra consiga la victoria.
Veamos el caso de los Pats, tienen una ofensiva de miedo, logran más de 30 puntos por partido, pero qué ha pasado esta temporada, su defensiva no ha sido capaz de mantener la ventaja creada por Tom Brady y esto casi les termina costando el partido del jueves. Caso contrario es Miami, a quien su defensiva lo ha mantenido durante todo el juego, pero la ofensiva no anota y esto lleva a derrotas.
El balance es necesario, por años Nueva Inglaterra, si bien no ha tenido defensivas que rompan el esquema, estábamos acostumbrados a verla ser lo suficientemente buena como para que los Pats se alcen con el Lombardi.
Sorprendentemente, equipos como Búfalo, Atlanta y lo mismo Jaguares, han mostrado este balance y son los que están dando la sorpresa. Por supuesto, jamás se puede echar las campanas al vuelo, pero al día de hoy da gusto ver que equipos débiles en el papel están mostrando ser más competitivos de lo que se esperaba.
Ahora lo interesante será ver cómo ajustan los equipos, me cuesta trabajo pensar que equipos como Seattle, Cincinnati y los mismos Pats no harán los ajustes necesarios para revertir esto, pero no será fácil, cambiar desde la mentalidad hasta lo técnico con los jugadores que se tienen es toda una proeza.

Comentarios