¡No te vayas Messi!

705
Roberto Pichardo Ramirez

Hace exactamente una semana ocurrió lo impensable, lo insospechado. Algunos creían que realmente era el momento de ver a Argentina levantar un trofeo luego de más de dos décadas de sequía. Al final se luchó, se soñó con la expulsión del chileno Marcelo Díaz; 13 minutos después, se volvió de sopetón a la cruda realidad cuando Marcos Rojo vio la tarjeta homónima. 90 minutos y no hubo goles. 120 y las redes permanecían vírgenes. Penales… Vidal falla, Messi falla y Biglia imita al capitán albiceleste. Chile es bicampeón de la Copa América.
Una hazaña como la de la Roja, que vive un momento futbolístico sin precedentes, se ha visto pocas veces. No obstante, las portadas de los diarios y las principales tendencias en redes sociales se las llevó el cinco veces ganador del Balón de Oro. El rostro de la Pulga lo expresa todo: frustración, desconsuelo, impotencia y la insoportable pesadez que provoca tener que cargar con los sueños de 42 millones de argentinos. Ser señalado como el principal responsable de los fracasos por el hecho de ser el mejor jugador del equipo es algo que suele ocurrir en muchos clubes a nivel local e internacional. La diferencia la puso Messi al decir: ya basta.
Sin duda, la Copa América Centenario nos dejó con severas interrogantes que los programas deportivos siguen intentando responder. ¿Cómo pudo México perder por diferencia de siete goles? ¿Por qué Concacaf no tiene nivel para competir contra Conmebol? Y en cuanto a Leo Messi, ¿estuvo bien su renuncia? ¿Fue un acto de cobardía o de madurez? He ahí la polémica.
Lo del “10” blaugrana fue un acto de hartazgo, una manifestación en contra de lo que considera una injusticia de varios tentáculos: primero, la incapacidad de coronarse con su patria cuando con Barcelona es cosa habitual; segundo, el impacto emocional de perder tres finales de forma consecutiva; y tercero, el inconmensurable peso de no cumplir con las expectativas, aún cuando se ha demostrado que el astro no es apoyado por sus compañeros de selección como en el cuadro catalán, como expuso el hashtag #DáselaAMessi y la foto donde Leo es marcado por ¡nueve! elementos chilenos.
Personalidades de toda índole se han rendido ante el futbolista que dimitió a su nación. El propio Maradona tuvo que salir a defender al que unos días antes había atacado. ¿Será definitiva la decisión del máximo anotador argentino?

Comentarios