La semana pasada se llevó a cabo la feria de arte contemporáneo de México, Zona Maco. En ella cada año se pueden ver las obras de artistas de muchas partes del mundo. También, cada año vienen con la Maco infinidad de quejas de las personas que asisten y no quedan conformes con lo ahí expuesto, pura tomadura de pelo para la mayoría, como Monummonumento de la Independencia de México, una bonita silueta del Ángel de la independencia recortado en cartón y sostenido por una eficiente estructura de palitos de madera para en conjunto dar 185 centímetros de alto por 63 centímetros de ancho, suena maravilloso, ¿no lo cree?
También en la semana el Salón Acme hizo su exposición número cinco correspondiente al 2017, y es que en este salón se realiza cada año, desde hace –adivine cuántos años, exactamente– cinco, y funciona por medio de una convocatoria abierta para artistas. Aunque hace unos meses me contaba un amigo que primordialmente esa exposición era compuesta por un grupo de estudiantes pertenecientes a un programa educativo de formación artística; por cierto, este año mi amigo fue de los seleccionados para la exposición.
Por otra parte, se inauguró en museo Jumex la exposición del finado artista Ulises Carrión. La exposición se llama Querido lector, no lea, usted se preguntará a qué viene ese título, porque hoy en día parece un delito no ser lector. Pero la cosa no va por ahí, el chiste está en que este señor Carrión se dedicó, entre otras cosas, a cuestionar e investigar el concepto “libro”, y para los que andamos en estos enseres decimos que le daba a los libros de artista, a los libros alternativos, y ¿cómo son estos? Pues, de muchas formas, pueden tener letras o no, pueden tener una sola página, pueden ser un objeto, pueden contener una instrucción, es más, pueden ser cualquier cosa, incluso he llegado a escuchar que algunos hechos por algunos otros artistas pueden ser transitables, sí, como lo lee, también una vez escuché que este señor Carrión mantenía discusiones epistolares con Octavio Paz, sí, el mismísimo premio Nobel que en paz, valga la redundancia, descanse.
El MUAC también tuvo inauguraciones en la semana, pero no sé muy bien de qué se tratan, creo que por ahí viene la expo de un tal Gregor Schneider, creo alemán, y para que no digan que nomás ando viendo lo que pasa afuera, en el epicentro artístico de nuestro país, déjeme le cuento que el próximo jueves se estrena expo, aquí, en el terruño, será en el Cuartel del Arte, vamos a ver qué de nuevo nos cuentan, y ahí sí vengo y les cuento con los pelos de la burra parda en la mano, no como lo que les acabo de escribir, que a decir verdad no me consta en lo más mínimo, pero ya le queda a usted constatar que sea verdad, o como yo, que nomás de oídas hice uso de ello para tener qué platicar.

Comentarios