Hidalgo, junto con otras 18 entidades del país, permanecerá las próximas dos semanas en semáforo epidemiológico naranja, sin embargo el riesgo de regresar al confinamiento por repunte de casos continúa. En las últimas horas, por ejemplo, la entidad acumuló 81 casos más, lo que da un total de 14 mil 153 personas contagiadas de coronavirus (Covid-19), según el reporte técnico estatal de ayer.

Las cifras diarias siguen siendo altas, a reserva de los positivos que arroje la próxima semana por aquellas personas que hayan estado expuestas el día de la jornada electoral. Nada de celebrar que permanecemos en naranja, contario a ello debería preocupar que los casos no disminuyan y eso provocaría que el gobierno decrete nuevamente las medidas, por todos conocidos, de aislamiento. Por encima de la determinación que tomen las autoridades, debe estar la conciencia social.

Lamentablemente a tan poco tiempo ya olvidamos los momentos cruciales de la emergencia sanitaria y lo catastrófica que esta puede ser. Por otra parte, faltan 50 días para que las nuevas administraciones municipales asuman el poder. En su agenda debe haber acciones efectivas de mitigación, sin que se vulneren los derechos de las personas. Más allá de construir banquetas y pavimentar calles, se debe anteponer la salud de la población. Para ello se requieren planes contundentes que vayan de la mano con una buena política sanitaria. No obstante, tras los multitudinarios mítines que vimos en las campañas da la impresión que es la salud precisamente uno de los apartados que menos importan para algunos alcaldes electos. De filón. Mario Delgado ganó la encuesta organizada por el INE y se convierte en nuevo presidente nacional de Morena. Aunque este triunfo no termina de unir a los morenistas del país, es un bálsamo para el futuro del partido.

Comentarios