De acuerdo con los datos otorgados recientemente por la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), el consumo de drogas entre los estudiantes de 10 a 18 años en México se duplicó en las últimas dos décadas de 8.2 por ciento en 1991 a 17.2 por ciento en 2014; es claro que con estos datos, que se desprenden del análisis de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes (2014-2015), el gobierno ha olvidado a este sector, pues no ha implementado políticas públicas efectivas para revertir este proceso.
Hay que aclarar que esta problemática no solo no fue desatendida por el gobierno de Enrique Peña Nieto sino que viene desde Salinas de Gortari, y pasa por Vicente Fox y Felipe Calderón; es decir, ni al PRI ni al PAN les importó este sector de la sociedad, y me pregunto: ¿qué no los jóvenes son el futuro de la nación?, ¿por qué entonces nuestros presidentes no se han preocupado porque estas cifras no sigan creciendo y nuestros jóvenes dejen las drogas?, pues sabemos los efectos perversos que estas tienen, además de los problemas familiares, de salud y de crimen que estas traen consigo.
Pero lo más triste de esta historia es que seguirá aumentando esta cifra, pues el año que entra termina su gobierno Peña Nieto, y hasta hoy, este presidente no ha terminado con el narcotráfico, ni ha mejorado las condiciones labores, ni ha mejorado el sistema educativo, elementos fundamentales para revertir los datos de consumo de drogas en jóvenes mexicanos.
El cuestionamiento de por qué el aumento de las drogas en nuestros jóvenes no tiene una sola respuesta es multicausal. En primer lugar, puede citarse el contexto social y económico de la familias; debido a los bajos salarios, tanto padre y madre tienen que trabajar. Además, hay familias que están conformadas por un solo padre, quien tiene que trabajar y en consecuencia hay un alejamiento con los hijos. Aunado a lo anterior, hay familias donde el alcoholismo y/o la drogadicción son parte de la misma. Si a este contexto le agregamos los efectos de los medios de comunicación, encontramos que en la televisión se observan películas, telenovelas donde el alcoholismo y la drogadicción es lo normal y esperado, y no se diga en la música.
Por otra parte, también en este incremento de la drogadicción en los jóvenes está el fácil alcance de las mismas, de hecho, en la actualidad hasta puede ser más barata que los cigarros, por ende, si económicamente es accesible y además fácil de adquirir, pues se entiende el aumento, principalmente de la mariguana, ya que es de las más baratas del mercado. Esta es otra realidad, hoy el narcotráfico está muy asentado en el país, la producción, la distribución y el consumo es una realidad en México, y el aumento de la drogadicción en nuestros jóvenes es una muestra de ello.
Cuáles pueden ser las soluciones, al igual que las causas, estas son diversas: mejorar los salarios, garantizar que los grupos en las secundarias no sean tan grandes para que el maestro pueda ponerles más atención, generar apoyo y presencia en las secundarias de personas especializadas en adicciones para jóvenes, familias más integradas, trabajar en la familia la importancia de la salud en cuerpo y mente, que el gobierno acabe con el narcotráfico y haga verdaderas políticas públicas para radicar este fenómeno. Así que hay mucho que hacer por el futuro de nuestros jóvenes, que son el México de mañana.

Comentarios