Frente a la huachicolización de la entidad, el gobernador Omar Fayad presentó ayer una estrategia para hacer frente a la cada vez más arraigada presencia de ese delito cuyas implicaciones sociales deben ponernos en alerta roja. El plan que presentó ayer el mandatario consiste, básicamente, en coordinar los esfuerzos de varias instituciones gubernamentales para combatir el delito de moda en el estado. Además de 400 elementos del Ejército, el plan incluiría la participación de personal de Pemex, Cisen, procuradurías General de la República (PGR) y General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), así como las policías federal y estatal. Pero además, Fayad Meneses llamó a los 84 alcaldes de la entidad –algunos de ellos presentes ayer–, a sumarse a ese esfuerzo de coordinación. Se trata de una estrategia de reacción que ya era pedida a gritos por algunos alcaldes, entre ellos el de Tezontepec Pedro Porras, quien públicamente había solicitado la ayuda del Ejército, pues la Policía municipal simplemente resulta incapaz de hacer frente al problema. Qué bien que finalmente el gobierno estatal comienza a actuar contra esa modalidad de crimen organizado, cuyos tentáculos, no obstante, requieren otro tipo de estrategias. Esto porque el problema ya tiene implicaciones sociales que le dan otra dimensión. La normalización del delito es solo una de ellas y consiste en que ciertos sectores ven a esa práctica como una especie de prerrogativa frente a los altos precios de la gasolina. O también hay quienes consideran al huachicoleo como un acto de justicia frente a la corrupción que carcome a distintas esferas gubernamentales. Esa parte del problema no tiene que ver con la acción de fuerzas policiacas, sino que requiere una estrategia que va en otro órden y que más bien tiene que ver con la cultura de la legalidad. De filón. La renuncia del procurador Javier Ramiro Lara Salinas se da en circunstancias que alimentan el sospechosismo y las suspicacias. ¿Será para que el actual Congreso lo elija y no tenga nada que ver el entrante de mayoría morenista?

Comentarios