En un día muy ajetreado para los legisladores locales, ayer aprobaron la Ley de Movilidad y Transporte de Hidalgo. De acuerdo con el titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte de Hidalgo (Semot) José Luis Guevara Muñoz, esta nueva ley permitirá modernizar la prestación del servicio, que se ha quedado rezagado respecto a lo que sucede en otras entidades, donde operan proveedores como Uber o Cabify, que han revolucionado el sector mediante la utilización de tecnología y el uso de mejores unidades para trasladar a los usuarios. Según Guevara, la nueva ley obliga al gobierno estatal a establecer una estrategia integral de movilidad que abarque a todos los sistemas de transporte en el estado. La legislación además, explicó el funcionario, “ubica a las personas como eje central en la toma de decisiones” y establece a la movilidad como derecho fundamental. Esperemos que esa nueva ley, como anticipa Guevara, ubique a los usuarios como los actores principales. Al transporte en Hidalgo le falta modernizarse: pero no solo con una aplicación móvil o con taxímetros –que ya de por sí traerían progreso a la actual rudimentaria forma de cobro– sino que hace falta que los vehículos que trasladan a las personas sean seguros, cómodos y eficientes. Esto en cuanto a las unidades que prestan el servicio particular. Pero también el servicio colectivo debe mejorar. Las camionetas que hoy circulan en la capital y distintas regiones de la entidad son inseguras y por lo regular insuficientes para el número de pasajeros que las abordan. Las rutas, por otra parte, no siempre coinciden con la demanda de transporte ni con los derroteros que necesitan los usuarios. En fin, son muchos los pendientes que hay en la materia y la aprobación de una nueva ley al menos abre la puerta a que se revisen las actuales condiciones del sistema de transporte estatal. De filón. El Congreso local dejó escapar la oportunidad de sacar a Hidalgo de la vergonzosa lista de estados en los que siguen vigentes los delitos contra el honor. La iniciativa que presentó la diputada panista Mariana Bautista no pasó ni de la comisión de seguridad y justicia ciudadana. Afortunadamente la correlación de fuerzas será otra en la próxima legislatura y esta iniciativa seguramente será retomada.

Comentarios