• El libro de la semana

EVARISTO LUVIÁN TORRES
Consejero editorial

Érika Cruz Coria, Abraham Briones Juárez y Ana Coria Páez, profesores investigadores del Instituto de Ciencias Económico Administrativas (ICEA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), participaron con investigadores de instituciones como el Instituto Politécnico Nacional, el grupo de investigación en sistémica y turismo y la Red de Desarrollo Económico en el volumen número dos de la Colección Sistémica de la Administración y el Turismo, que ya circula en el ámbito de la educación. Ese texto contó con el aval de un comité científico que incluyó profesores de Colombia y España, y en México, de Guadalajara, el IPN y la UNAM.
El libro está integrado por 10 capítulos. En el capítulo uno “Acerca de los modelos sistema viable y de presión y liberación como base para diagnosticar la vulnerabilidad de los destinos turísticos”, la comunidad lectora encontrará que el cambio climático genera amenazas fuertes y concurrentes, aunado a la concentración de la población en grandes ciudades; según comentan los autores Octavio Castillo Colunga, Ricardo Tejeisa, Víctor R Oliva Aguilar y Oswaldo Morales, todos los sistemas sociales se encuentran expuestos al peligro, algunos en mayor medida, como la actividad turística. Y la base para aminorar el desastre radica en diagnósticos y modelos de sistema viable y de presión y liberación. Este trabajo permitirá conocer condiciones de vulnerabilidad en un destino turístico de manera puntual.
En el capítulo dos, “Nuevas tendencias en el desarrollo económico”, trabajado por Óscar Frausto Martínez y Leonardo Nava Jiménez, destacan el estudio de la industria de campamentos turísticos como una forma alternativa, vinculado con el ecoturismo de aventura y el turismo rural, haciendo un histórico que se remonta a más de 50 años en México, aunque se carece de información. Por su parte, el capítulo tres, titulado “Comercialización de los tenangos en el estado de Hidalgo en zonas turísticas del centro de México”, es abordado por Elizabeth Fonseca Ortega, Héctor Leal Pérez, Emma Galicia Haro y Alexander Galicia Palacios; ellos describen la artesanía como un complemento relevante de la experiencia de un viaje y en ese contexto trasciende la economía y la administración en el binomio artesanía-turismo. Agregan que el objetivo de su artículo es proponer un justo comercio para esos bordados elaborados en Tenango de Doria.
El capítulo cuatro “Crecimiento y concentración económica de los tesoros coloniales en México”, escrito por Carlos López Hernández, Dolores Luquín García y Omar Rojas Altamirano, muestra los modelos de economía espacial, en particular de los de gravitación, que pueden utilizarse para estudiar la influencia económica ejercida por los estados que se incorporen al programa turístico denominado Tesoros coloniales. El capítulo cinco, abordado por Crucita Aurora Ken y Jessica Arévalo Martínez, se titula “Turismo de naturaleza y desarrollo local en la zona sur de Quintana Roo desde la perspectiva de los actores clave”; sintetiza su aportación al estudiar el fenómeno del turismo social como una opción de desarrollo en el sur de Quintana Roo.
“Hacia la complementariedad sistémica de las Mipymes turísticas” es estudiado por Jaqueline Sánchez García, Ricardo Tejeida Padilla, Ana Coria Páez y Jorge A Rojas Ramírez. Ellos comparten una visión para transformar los destinos mexicanos y elevar el número de empresas turísticas que son ignoradas en el modelo de desarrollo enclave, donde la mayoría cierra antes del quinto año de actividades; así la comunidad lectora lo encontrará con más detalle en el capítulo seis. Con respecto al capítulo siete, su autor Édgar Roldán Cruz parte del emprendimiento alternativo y el espacio agrícola en Hidalgo: evidencia de agenciamiento de desarrollo dando así el título a su trabajo y reducido a grupos de productores agrícolas en el territorio hidalguense que requieren ser incentivados para propiciar pequeños emprendimientos empresariales de base rural, anclado en el concepto de agenciamiento de desarrollo, frente al cada vez más precario espacio agrícola hidalguense.
En el capítulo ocho se presenta un estudio histórico del recurso hídrico en la Cuenca de México como factor de inundaciones. En él, Víctor Oliva Aguilar, Minerva Rebollar Plata, Lysset Núñez Álvarez y Roberto Patiño Abuela describen escenarios de riesgos por inundaciones en la Ciudad de México; también destaca la administración del agua, la sobreexplotación de mantos acuíferos como riesgos de vulnerabilidad en proyectos de desarrollo.
El capítulo nueve se distingue por una investigación que analiza el efecto de crisis económicas presentadas durante el periodo 2000-2013. Destaca la administración financiera de los bancos del G-7 en México durante ese periodo, lo que permite calcular los indicadores financieros, de empeño y rentabilidad; así lo citan sus autores Ana Coria Páez y Antonio Morales Castro.
El libro Nuevas tendencias en el desarrollo económico concluye con la aportación de Abraham Briones Juárez y Erika Cruz Coria quienes, como resultado de sus investigaciones, ofrecen el capítulo “Acercamiento teórico del pensamiento de sistemas del desarrollo local en turismo”, que permitirá a las personas interesadas conocer más propuestas teóricas del desarrollo a través de la sistémica con la intención de generar ideas que apoyen el florecimiento de las comunidades locales en el turismo.
Los estudios interdisciplinarios y transdisciplinarios sobre administración y turismo buscan reflexionar acerca de los ejes de problematización y derivar propuestas de acción que conformen los cimientos de la evolución en el bienestar social y económico de México.

Garantizar
el rigor científico en el aprendizaje de temas relacionados con estudios sobre administración y turismo, aseguran disponer de bases para las Nuevas tendencias en el desarrollo económico

Comentarios