Con tres votos en contra, finalmente el cabildo de Pachuca avaló el convenio mediante el cual establecen las condiciones en torno a cómo el equipo de futbol capitalino hará sus contribuciones a la Tesorería municipal. El acuerdo permitirá al ayuntamiento cobrar 50 mil pesos al club de futbol por la celebración de un partido de nivel profesional ordinario en el estadio Hidalgo. Si el partido involucra a un equipo “premier” como América, Cruz Azul, Pumas y Chivas, entonces la cuota se irá al doble: el club tendría que pagar 100 mil pesos. Esto, además de los pagos denominados “en especie” que consisten en diferentes beneficios para el ayuntamiento traducidos en la entrega de pases para el museo Salón de la Fama del Futbol Internacional, boletos para entrar a partidos e incluso el patrocinio de becas para el bachillerato de la Universidad del Futbol, todas empresas del mismo conglomerado empresarial. El convenio es controvertido pues se percibe injusto para la magnitud del Club Pachuca. Además Grupo Pachuca, el conglomerado que agrupa a varias empresas, ha sido tradicionalmente impulsado por los gobiernos estatales en turno. Por eso, un sector de la ciudadanía no comparte que se le dé un trato preferencial, pues de ninguna forma necesita incentivos como si se tratara de una pequeña empresa. En contraparte, la propia alcaldesa Yolanda Tellería argumentó que el convenio, que ayer fue aprobado, permitirá que el equipo de futbol pague derechos por la celebración de partidos en el estadio Hidalgo (lo que antes simplemente no sucedía) y que además el municipio esté atento a que la empresa cumpla con los “pagos en especie”. ¿Es injusto el convenio avalado ayer por el cabildo? El ciudadano, con los elementos antes expuestos, tiene la última palabra. De filón. El subsecretario de Protección Civil y gestión de riesgos del estado Miguel García Conde sabe que las peleas entre gaseros son una bomba de tiempo. Dijo que reflejan la falta de control que tienen las propias gaseras sobre su personal, quienes incluso podrían tener antecedentes penales y trabajar con vehículos irregulares. Muy bien, pero, ¿y entonces por qué no actuar ya contra algunas de ellas?

Comentarios