El pasado miércoles, el virtual presidente Andrés Manuel López Obrador designó a los 32 coordinadores de los programas sociales en todo el país, figura que sustituirá a los actuales delegados federales en cada entidad federativa. Con ello, no solo se ahorrarán millones de pesos de gasto corriente, sino que implicará cambiar por completo el actual convenio de coordinación fiscal por el que el gobierno federal entrega actualmente partidas y recursos a los gobiernos estatales, según explicó ayer el periodista Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras publicada en El Universal. Con ello, interpreta el periodista, podría terminar el reinado de los gobernadores en cuanto a la discrecionalidad con la que manejan los dineros públicos y que además les ha servido de herramienta para coercionar y presionar a gobiernos de oposición, e incluso universidades, como ha ocurrido en nuestra entidad y otros estados de la República. En Hidalgo, el coordinador de los programas sociales del futuro gobierno de López Obrador será el actual líder estatal de Morena Abraham Mendoza Zenteno quien será el encargado, entre otras cosas, de informar de qué manera se están ejerciendo las partidas federales en cuanto a eficiencia y transparencia.

Eso para nuestra entidad es inédito y podría terminar con el absolutismo con que tradicionalmente se han conducido los mandatarios. Al respecto, el propio gobernador Omar Fayad, quien ayer estuvo presente en una reunión de trabajo con López Obrador y la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) precisamente para presentar ese nuevo esquema de coordinación, adelantó que se sumará a la forma de trabajar que plantea el tabasqueño. Según un boletín de prensa difundido anoche, Fayad se dijo seguro “de que se trabajará coordinada y respetuosamente con el nuevo gobierno federal, que próximamente encabezará el tabasqueño” e incluso dijo que comparte su visión respecto al cambio de la estructura de las delegaciones federales: “muchas de las propuestas planteadas coinciden con las propuestas que hizo, desde que era Senador, en temas como el análisis en la estructura y modelo de las delegaciones federales, el impulso de las administraciones públicas austeras, la reducción de la nómina burócrata, entre otras”. De esa manera, el camino hacia la nueva estructura de coordinación con el gobierno de la República está más que “planchada”. De filón. El gobernador presentó sus cartas para cubrir la vacante de procurador de justicia estatal. En la lista destacan nombres como el de Raúl Arroyo González, quien fue presidente de la Comisión de Derechos Humanos estatal y también exmagistrado presidente del Tribunal Estatal Electoral. Otros, menos conocidos, son José Sosa Echeverría, Lidia Noguez Torres, el actual secretario de Desarrollo Agropecuario Carlos Muñíz y Jorge Alejandro García Godínez, director general de normatividad de la Unidad de Planeación y Prospectiva.

Comentarios