Porque es importante un sistema de pensiones que realmente favorezca a las personas mayores? En primer término está la dinámica demográfica cuya tendencia es el crecimiento de la población de adultos mayores en el mundo, según el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, en el 2010 la población de 60 años era del 10 por ciento en Latinoamérica y para el 2025 ascenderá al 25 por ciento. Japón pasará del 30 al 41 por ciento. Solo África proyecta un bajo crecimiento en ese sector poblacional, pues pasará, del 5 al 10 por ciento.

En segundo término, para evitar que sea un factor de desestabilización política, tal como está sucediendo en Chile, donde el deterioro estructural de la economía, se ha venido agudizando por la equivocada gestión de la pandemia, sobre todo el Sistema de Fondos de Pensiones (AFP), considerado como el centro del neoliberalismo chileno, dado que se ha utilizado para favorecer la acumulación financiera en pocas manos, a la par de bajos salarios y de la privatizacion de los derechos humanos, hundiendo a ese país en la peor de las crisis. El movimiento de la Unidad Social está pidiendo la disolución del Sistema de las AFP, y pasar a un Fondo de Pensiones Público y Solidario.

En tercer término, es la anhelada justicia social, ausente por los daños estructurales bajo el neoliberalismo de más de tres décadas, donde los bajos salarios, la informalidad y el proceso privatizador, que impactó al sector paraestatal, destruyendo las bases de una economía con vocación social, como botón de muestra está el caso de la Productora Nacional de Semillas, que garantizaba el abasto de semillas certificadas, fundamentales para la productividad del campo mexicano, esta institución la desapareció Vicente Fox en 2004, igual quieren hacer con Pemex y la CFE.

En el contexto de los graves problemas estructurales y el confinamiento ocasionado por la pandemia, la economía mexicana entró en un proceso de recesión, tan devastador cuya profundidad todavía no se alcanza a visualizar, agravando la complejidad de los problemas estructurales El Sistema de Ahorro para el Retiro se creó en 1997, como resultado de la reforma pensionaria del IMSS, transitando de un modelo de pensiones de reparto o beneficio definido, a uno de contribución definida. La iniciativa de reforma al sistema de pensiones mexicano, aunque se envió al Congreso el 22 de julio, se venía trabajando desde 2019, por el sector empresarial organizado, es hechura de ellos, con el apoyo de la CTM, veamos lo bueno, lo malo y lo feo de dicha iniciativa Lo bueno es que aumentará en 70 por ciento el monto de lo percibido por los pensionados, el número de personas a pensionar pasaría del 34 al 82 por ciento de los trabajadores que llegan a esa edad laboral. Otro elemento positivo es la reducción de las semanas de cotización al pasar de mil 250 a 750, es decir de 25 a 15 años; sin faltar de mencionar que la aportación al fondo se incrementa del 6.5 al 15 por ciento del salario, como el ajuste de las comisiones a 0.7 por ciento.

Lo malo se distingue porque, es una iniciativa cuyo propósito no es lograr un beneficio social de fondo, el desafío en las pensiones es resolver el esquema de capitalización individual, sino que buscan hacer negocio, el ahorro de los trabajadores asciende a 4 billones 300 mil millones de pesos, más lo que se vaya acumulando, el manejo de ese dinero por las Afores es negocio, ¿o no? Sobre todo porque la reforma no toca para nada su matriz operativa, lo que significa hacer lo mismo esperando resultados diferentes; el promedio mundial de comisiones es el 0.5 y no el 0.7 por ciento.

El incremento de la participación patronal de 5.15 a 13.87 puntos porcentuales, resulta ilógico en época de una profunda recesión, tal vez por eso no se precisó a partir de cuándo lo van aplicar, además de que no consultaron a empresarios Pymes, cuyas finanzas no están como para incrementar sus egresos.


Lo feo de esa iniciativa, es que es eminentemente de corte neoliberal con el aval de un presidente antineoliberal, en una economía en profunda recesión ¿y la congruencia, dónde está?

Comentarios