Un adulto mayor es aquel individuo que se encuentra en la última etapa de la vida, la que sigue tras la adultez y antecede al fallecimiento.
Según el censo de población y vivienda de 2010, se registró un total de 250 mil 715 adultos mayores en Hidalgo, equivalente a 9.4 por ciento de la población total.
En ese grupo se debe tener como base una buena alimentación, que no solo cubra las necesidades para evitar deficiencias, sino que además sirva para prevenir enfermedades, de ahí la importancia de la consulta nutricional para planes de alimentación individualizados.
Es importante recalcar que en esa etapa de la vida las y los pacientes pueden perder la audición, vista, olfato o sentido del gusto, lo cual afectará la percepción de los alimentos, es decir, no encontrará sabor u olor a la comida.
Para tener las recomendaciones dietéticas debe tomarse en cuenta dos aspectos: si el adulto mayor se encuentra sano, o bien, si tiene alguna enfermedad en la que se vea modificada la alimentación.
De manera general, deben realizar de cuatro a cinco comidas al día, con una dieta equilibrada que incluya verduras, frutas, cereales, carnes blancas como pollo y pescado y algunas leguminosas como frijol, garbanzo, haba, lenteja, entre otros. Tomar aproximadamente 1.5 litros de agua en todo el día y seguir las recomendaciones del especialista en nutrición de ser necesario.
Las vitaminas y los minerales son importantes para mantenerlos saludables. Cada uno cumple una función determinada en el organismo y cuando faltan pueden existir molestias.
La promoción de la salud en estos pacientes va dirigida a mejorar y mantener su dieta con la meta de la mayor independencia posible.
Los diferentes departamentos de gobierno han establecido políticas orientadas a promover la salud, nutrición y la calidad de vida de las y los adultos mayores.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios