Nuvia, la inmaculada

257
NUIVIA

Acaxochitlán

La banda de viento soltaba sus acordes, las mantas y carteles con mensajes de agradecimientos se levantaban, y los gritos de algunas personas se soltaban cada vez que existía pausa en los discursos llenos de datos que hacían parecer a las comunidades hidalguenses como chalets suizos.
Todo esto en Santa Ana Tzacuala, donde fue entregada una clínica del programa IMSS-Oportunidades, para servicio de la comunidad, donde 90 por ciento de su población es indígena y, además, tiene urgentes necesidades por resolverse, entre ellas, precisamente, la atención a la salud.
Pasó Lourdes Osorio, delegada estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social, y habló de los millones de pesos invertidos y los prontos beneficios que habrá para la población derechohabiente, en general.
Tocó el turno a Marco Antonio Escamilla, secretario estatal de Salud, que usó la mitad del tiempo de su discurso, casi uno por uno, a los funcionarios estatales y federales presentes. ¡Ah! Y a los habitantes de la comunidad visitada.
Luego, Mikel Arreola, director general del IMSS, tomó la palabra para hacer la propia mención de obras, acciones e inversiones, así como para invitar a la población, en particular a la vulnerable, a usar los servicios de la institución, sobre todo para atención a embarazadas y prevención de enfermedades.
Finalmente, la estrella del día: Nuvia Mayorga, directora general de la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas, que coinvirtió recursos públicos para la construcción de la clínica entregada.
Mientras dirigía su discurso, desesperados, ansiosos, sus responsables de prensa daban instrucciones y manoteaban para que la funcionaria saliera maravillosa en las fotos, para que sus palabras fueran registradas como verdades absolutas.

Término del acto oficial

Nuvia, Arreola, Escamilla, todos los funcionarios avanzan con dificultad, solicitados para tomarse una selfie, para la entrega de una petición, para saludarlos.
“No hay entrevistas, no hay entrevistas”, se escucha la voz de uno de los responsables de la prensa e imagen de la exsecretaria de Finanzas en Hidalgo, al tiempo que gira instrucciones para que la encapsulen, no vaya a ser que los reporteros la toquen con el pétalo de una pregunta incómoda.
Dirigen entonces los pasos a una carpa habilitada como sala de prensa, solo habilitada, porque dentro, Nuvia Mayorga y Mikel Arreola ofrecen una entrevista con preguntas ya establecidas, siendo el resto de los comunicadores presentes, solo convidados de piedra, sin derecho a cuestionar asunto alguno.
Apenas segundos después de terminada la “rueda de prensa”, el mismo personal de comunicación de la directora de la CDI urge, casi empuja a los reporteros a salir de la carpa.
Siguen preocupados por la posible pregunta no presupuestada, esa que puede resultar comprometedora, posiblemente, para alguna aspiración política, y así se nota en sus rostros, donde hay molestia.
Curioso…durante el evento, la funcionaria federal agradece la presencia de los representantes de medios de comunicación, los mismos a los que sus colaboradores tratan de evitar cualquier acercamiento.
Le hacen una valla para que se dirija a su vehículo. Se va. La población sigue gritando vivas y porras a las que, quizá, ya no ponga mayor atención.

Todo termina

Mañana, pasado mañana, el lunes, habrá eventos semejantes, seguramente situaciones semejantes en actos semejantes.
Y quedará pendiente la respuesta de la funcionaria a diversos temas de su dependencia.
Total, es más importante que la imagen esté inmaculada, la información, obligación de cualquier instancia, de cualquier funcionario…esa esa no es prioridad en tiempos preelectorales.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios