Tulancingo.- Personal de campo contratado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), encargado del levantamiento del Censo de Población y Vivienda, denunciaron que están siendo obligados a firmar un nuevo contrato para no pagarles una quincena, debido a la cancelación del mismo a causa de la emergencia sanitaria nacional por coronavirus.

Pidiendo no dar a conocer sus identidades, por temor a represalias, los trabajadores eventuales señalaron que su contrato se vencía el 17 de abril próximo, pero que están siendo obligados a firmar un nuevo contrato, en donde se señala que su última fecha de trabajo será el 3 de abril, con lo que dejarían de cobrar una quincena.

Reprocharon al Inegi estas acciones, pues están desconociendo un contrato firmado previamente, obligando al personal de campo a firmar un nuevo documento que atenta hacia sus derechos laborales.

“El mismo gobierno federal ha dicho que no se puede despedir a trabajadores, debido a las difíciles condiciones laborales, y esto que nos están haciendo va en contra de lo establecido legalmente”.

El contrato para los colaboradores eventuales del Inegi contempla un pago total por tres quincenas de diez mil 500 pesos, de los cuales se les ha pagado, hasta el momento, poco más de cuatro mil 800 pesos.

Además, los obligarían a reintegrar, en promedio 150 pesos, que les habían entregado para gastos diversos que tuvieran que realizar al estar en campo.

“Nos hemos puesto en riesgo en zonas peligrosas, hemos sacado el trabajo incluso en fines de semana, y no se vale que no nos quieran pagar lo que por ley y contrato nos corresponde”, señalaron, al tiempo de puntualizar que la cantidad asignada para el pago de los sueldos ya está etiquetada en el presupuesto del Inegi para este año.

“Lo que también nos causa extrañeza, pues son recursos que ya están etiquetados, y por tanto, se deben ejercer”.

La situación afecta, sólo en Tulancingo, a unos 60 encuestadores y coordinadores entre otro personal de campo; pero también hay trabajadores eventuales del Inegi ubicados en la Sierra Otomí Tepehua, y en general en todo el país, que están enfrentando la situación.

Al cierre de la información, los trabajadores esperaban respuesta por parte de funcionarios del instituto; insistiendo en que se les otorgue el pago completo comprometido, así como a no obligarles a firmar un nuevo contrato que, consideran, atenta a sus derechos laborales.

Comentarios