Jesús Adrián Hernández Luna

William Jacob Cuppy fue un humorista y crítico literario estadunidense, avocado principalmente a temas sobre la naturaleza y las figuras históricas. La gran característica de Cuppy fue escribir de manera sumamente divertida y con información totalmente real. En este breve artículo reseñaré su obra Ocaso y caída de prácticamente todo el mundo, en la cual se nos da una breve historia de la humanidad a través de sus grandes personajes.
Primero que nada, Cuppy era una persona sumamente obsesionada al escribir; según cuentan, no comenzaba a hacerlo hasta leer todo lo que encontrase sobre un personaje. A veces pasaba semanas en su apartamento leyendo y solo daba señales de vida cuando tenía hambre y sus contactos con el exterior eran solo breves llamadas de teléfono con unos cuantos amigos. Ocaso y caída de prácticamente todo el mundo fue publicado tiempo después de su muerte, compilado por uno de sus camaradas.

En esa obra nos relata la historia de personajes como Keops, Pericles, Alejandro Magno, Cleopatra, Luis XIV, Cristóbal Colón, Moctezuma II, entre otros. El autor tiene una manera sumamente particular de realizar sus narrativas, pues se basa principalmente en la sátira y el humor.

Un ejemplo claro de ello es el siguiente pasaje el cual nos habla de la conocida muerte del tlatoani Moctezuma II: los aztecas estaban muy dolidos, porque su líder no tenía derecho a dar el tesoro nacional a cualquier hijo de vecino que lo quisiera. Así que Moctezuma apareció en el tejado de palacio y les dijo que México definitivamente estaba mejorando y que a partir de entonces todo iría bien si se lo dejaban a él. Y uno de los aztecas cogió una piedra grande y dio con ella al gobernante en la cabeza, y ese fue el fin de Moctezuma II.

Asimismo, en otro apartado del libro relata la historia de Keops, faraón del imperio antiguo de Egipto, así como la historia de las pirámides. Imhotep el Sabio, arquitecto y principal ministro del rey Djoser, inventó la pirámide, un nuevo tipo de tumba real enorme construida con piedra, que garantizaba la protección del cuerpo del faraón y de gran cantidad de sus posesiones contra las perturbaciones de los tiempos.
Es decir, Imhotep el Sabio concibió la idea de ocultar el cuerpo del faraón y su tesoro en un monumento tan llamativo que los saqueadores de tumbas y otros ladrones no lo pudieran pasar por alto. Sin duda es de gran interés el estilo narrativo de Cuppy, pues hace que se pueda aprender historia de manera divertida.

En ese mismo capítulo, se nos relata la construcción de la pirámide de Guiza, una de las siete maravillas del mundo; la más antigua, por cierto. Keops, constructor de esa, llevó a cabo una construcción de 146 metros de altura, la cual actualmente mide 137 tras haber perdido la cima. Aunque esa estructura fracasó como tumba, aun hoy en día es una de las maravillas del mundo porque constituye la mayor construcción jamás levantada por una razón errónea.

En esos fragmentos se puede notar de manera clara el tipo de narrativa usada por Cuppy, además de que, si bien se habla de manera muy general y poco exhaustiva, el mensaje es claro además de divertido para el lector. Sin lugar a duda es interesante, pues cabe resaltar que los historiadores escribimos para humanos, y suele haber casos en donde muchos artículos, libros o publicaciones de divulgación suelen tener un poco o bastante lenguaje especializado, que no hace más que generar la pérdida del interés por parte de las personas no versadas en la historia.

Les quiero recomendar la obra de Cuppy, pues con ese libro aprenderemos algo de historia de manera entretenida. Además, y creo que es un punto importante, el libro no tiene un orden de lectura, por lo que cada capítulo puede ser leído de manera independiente según sea el interés del lector. Otra cosa de gran importancia es que los capítulos son pequeños, lo cual permite aproximarnos de manera general y breve a algún personaje histórico y aprender un poco de historia.

Comentarios