Pachuca.-A punto de arrancar la gira nacional de su última producción, Escarlata, la cual llevará al afamado cantautor mexicano por prácticamente toda la República a lo largo de cinco intensos meses repletos de conciertos, viajes y música que ya está esperando todo un público generado tras 25 años de trayectoria artística y cercano a presentar ese nuevo disco en la capital hidalguense, Edgar Oceransky compartió con esta redacción historias, pensamientos, datos y anécdotas en este año de “bodas de plata” artísticas en el plano profesional.

Escarlata… ¿por qué?

“Por un lado, una de las canciones de la producción así se llama, bueno, ‘Hilo escarlata’. Entonces quise elegir esta para darle título al disco porque, la canción hace referencia a la leyenda que cuenta que un hilo rojo o escarlata nos mantiene unidos a determinadas personas, todo ese disco habla de uniones que tengo con diferentes personas: mis hijas, mi mujer, mi padre, la música. Por otro lado, tengo una manía desde que saqué mi primer disco y es que todos los títulos de mis producciones tienen que sumar nueve letras o un múltiple de nueve; ‘Hilo escarlata’ no me funcionaba, así que decidí titular a la producción solamente Escarlata, que casualmente son nueve letras.”

¿Es Escarlata la producción más significativa?

“Esto no lo sé aún, es algo que se sabe con el tiempo, pero sí tengo que decir que basándome en este tiempo, es decir, en el tiempo que ha transcurrido desde que salió a la luz hasta ahora, antes de que salga plenamente al iniciar la gira, considero que la más significativa sigue siendo De carne y hueso, y también tengo que decir que en cada disco intento hacerlo mejor que en el anterior, pero es el público el que acaba decidiendo, así que con el tiempo sabremos qué tan significativa resulta Escarlata.”

Oceransky,la gira Escarlata

Imagino que todas las producciones tienen algo especial, ¿qué tiene de especial esta?

“Muchas cosas, pero una de las más importantes es el proceso de producción. Siempre tuve ganas de hacer un disco estilo rock and roll de la década de 1950 o 1960 en cuanto a producción. Algunas de las producciones de The Beatles o de The Rolling Stones tardaron al menos seis meses en salir a la luz mientras se estaban trabajando en el estudio de grabación, pero ello implica una gran dedicación de tiempo y es muy difícil de costear.

Entonces tuve que hacer mi propio estudio y contar además con una casa para hospedar a los músicos y al resto del equipo, entre otras cosas. Y es en esta producción en la que he podido lograrlo y trabajar así. Nos juntamos todo el grupo y fuimos aportando ideas y creando juntos, hasta que en enero cerramos todo el trabajo entre todos; de hecho, en los créditos, aparecemos todos como productores, porque realmente ha sido un trabajo de conjunto.”

¿Qué encontramos en Escarlata?

“Encontramos un arcoíris muy amplio sobre quién es Edgar, desde canciones como ‘Historias de amor’, que no es nueva pero nunca había grabado antes, hasta la última de mis letras, todo ello pasando por muchos estados de ánimo. No encontramos como podría esperarse todas mis últimas composiciones, porque en cada producción no escojo las más comerciales, las más recientes o las que más me gustan, sino aquellas que van creando una historia. En este caso Escarlata incluye aspectos de mi historia, tanto de mis inicios como de mi trascendencia, mostrando mi espectro más amplio como persona: como hijo al hablar de mi padre, como padre al hablar de mi hija; o hablando de relaciones tan importantes para mí como las que me unen a mi mujer y a la música.

 

“’Hilo escarlata’ es además el nombre de una de las 11 canciones de la producción, la que, de algún modo, da nombre a la misma y que habla de soltar y de saber soltar.”

¿A quién ha soltado Edgar Oceransky? ¿Muchas decisiones tomadas y por tomar, muchas elecciones a lo largo de este camino?

“Pues no solamente he soltado personas, sino también he soltado cosas. La canción en sí no habla de una persona. Más que estar dedicada alguien en concreto me ayuda a resumir una manera de pensar, una ideología basada en la experiencia: soltar sin miedo a perder.

Soltar era uno de mis miedos. Ahora he tenido que soltar en cierto modo a mis hijas; antes, el cigarro.

“Hace dos años dejé de fumar y al decidirlo pensé que me comportaría una situación muy difícil; también el decidir cortarme el cabello después de 15 años sin hacerlo… Con el tiempo te das cuenta que puedes soltar cosas y también gente. Así que hago referencia a preguntas que me he ido haciendo, como qué tanto puedo influir en lo que me pasa, qué tanto mis decisiones influyen en lo que me va sucediendo.”

Oceransky,la gira Escarlata

¿Con qué canción de Escarlata te quedas?

“Es difícil elegir pero, si tengo que decir una, ‘Cuéntame’, que hace referencia a mi padre. Es la canción que más veces me ha hecho llorar en mi vida. De hecho, mientras la iba escribiendo, iba llorando… y al grabarla me costó poder cantarla por la misma situación; aun ahora han pasado meses y me sigue costando cantarla sin llorar.”

Mis cuentas dicen más de 30 conciertos ya programados para los siguientes meses, ¿Qué esperas de esta gira?

“Pues espero poder presentarle al mundo y sobre todo a quienes están acostumbrados a verme un espectáculo muy emotivo y, además, el espectáculo completo. Es decir, viajar con la banda completa normalmente es complicado por razones inicialmente económicas; cuando los empresarios, gestores, etcétera, saben que puedes viajar solo con tu guitarra, pues generalmente se les hace mucho más cómodo que así sea, pero a mí me importa mucho la riqueza musical que ofrece mi banda, los músicos, el audio. Hoy puedo viajar con todo para poder dar el mismo show en todos los lugares donde me voy a presentar.”

Regresemos a tus inicios como artista, ¿por qué cantautor, en qué momento dices “eso quiero para mi vida”?

“Son decisiones que tomé a posteriori o, más bien, que me tomaron. Inicié estudiando psicología, eso es lo que vislumbraba para mi futuro. Pero mientras estudiaba ya cantaba en El Sapo Cancionero, no eran canciones mías sino covers. Y ahí fui descubriendo un mundo que me gustaba, el de los cantautores, porque hablaban mucho de la vivencia personal, así que creo que la música lo decidió y me fue haciendo suave el camino.

“Después me presentaron a un productor que me dijo: ‘A ver, cántame algo, cántame otra, otra’, y al final me dijo que, a juzgar por mi voz y por mi aspecto, si no me dedicaba a escribir, no lograría hacerme un lugar en el mundo de la música. –sonríe–. Claro, en ese momento eso me enojó mucho… pero luego, viendo lo que he logrado, se lo agradecí.”

Desde esos inicios de los que hablas has mantenido un éxito creciente que creo que ya ha dado como fruto alrededor de 20 producciones y otras tantas colaboraciones pero ¿podríamos decir que el año 2003 y De carne y hueso marcaron por completo tu despegue profesional o hay algún otro hito o momento que haya sido ese detonante hasta el éxito que te reviste actualmente?

“Sí, fue ese momento y ese disco, y creo que fue porque está lleno de mucha energía, de sentimiento, de amor, de rabia… muchas emociones distintas. En ese tiempo ya tenía un disco pero, después de sacarlo, la productora me botó; yo estaba enojado, triste, temeroso, además, a eso se sumó una situación de nostalgia por un amor en la distancia y otras situaciones circunstanciales. Y resultó que uno de mis grandes amigos, Mario Domm, se encontraba en la misma situación profesional que yo, acababa de romper la relación con su productora, de modo que nos unimos y decidimos que nosotros haríamos nuestros discos, lo que le añadió a esa producción buena voluntad y mucho arrojo: y he de decir que esa decisión marcó mi trayectoria porque me hizo, para bien, autogestor, autoproductor, etcétera.”

Creo que precisamente Pachuca resulta un lugar importante en los inicios de tu carrera, ¿sigue resultando emblemático regresar a cantar aquí?

“Definitivamente sí, porque la vida me ha unido a esta ciudad desde hace tiempo y con muchas personas diversas. En los inicios de mi vida artística, Pachuca fue un remanso: al llegar aquí Corina Martínez me arropó en casa y en su galería junto con su esposo, Isidro Botalín, que en paz descanse, quienes prácticamente ‘me adoptaron’. Esta ciudad fue convirtiéndose en un lugar y un espacio confortable, y a la vez me alejaba de otros lugares y circunstancias que me pudieran aquejar; luego, la Castañeda me abrió sus puertas. En ese momento ya había avanzado más a nivel artístico pero, de algún modo, esta peña y yo crecimos juntos, incluso cuando sus dueños empezaron a gestionar conciertos en otros espacios; posteriormente, en uno de esos conciertos, conocí a quien hoy es mi esposa, con quien tengo a la fecha una excelente relación, misma buena relación que tengo con su familia: por ello hay un fuerte vínculo que me une a Pachuca y no solamente profesionalmente. Además, la universidad –en referencia a la UAEH– me ha abierto sus puertas: en la radio, en espacios culturales y en muchos planos, lo que ha hecho que me vincule también con un nuevo público aun con una diferencia generacional, logrando que me conozcan sobre todo jóvenes que, de no ser así, probablemente no me hubieran conocido.”

Oceransky,la gira Escarlata

¿Hay algún lugar donde encuentres un público más agradecido o con el que te sientas más cómodo?

“Esta también es una pregunta difícil de responder, y más porque ya he comentado lo que significan para mí espacios como Pachuca, pero creo que Monterrey. Ahí siempre encuentro un público con más euforia, se desprende más cariño y, aunque en todos los lugares el público canta, ahí se siente más.”

Buscaré no “amarrar navajas”, así que te preguntaré en positivo, ¿con qué artista con el que hayas colaborado volverías a hacer algo?

“La verdad, con todos. Cada artista me deja enseñanza y un amigo. Las colaboraciones primero nacen de una amistad, de un contacto, así que no hay un artista con el que haya trabajado y ya no volvería a colaborar por decisión propia.”

¿Tu “mejor amigo” o tu mejor mancuerna a nivel artístico?

“He trabajado a gusto con muchos artistas. Creo que he logrado una gran conexión con Raúl Ornelas, con Pedro Guerra, con Armando Manzanero o con Ismael Serrano, por mencionar algunos. Si hablo estrictamente de mejor mancuerna a nivel artístico, creo que, sin duda, Bernardo Quesada, quien ha sido director de mi banda, mi productor y compañero de otros tantos proyectos.”

¿Con quién, que no hayas colaborado aún, te gustaría trabajar?

“Mmm… con Pablo Milanés. Ya he cantado con su hija Haydée y sin duda me encantaría cantar con su padre, como uno de los más grandes cantautores de ayer y de hoy. También me gustaría colaborar con algún grupo norteño, como Intocable, Pesado, los Tigres del Norte o Ramón Ayala; de pequeño escuchaba la radio que ponían mis abuelos y sonaba música norteña, por lo que siento un fuerte arraigo con ese género.”

¿Una ciudad, una sala?

“La Tumba, en Monterrey. Y no es en sí por el público o por la sala, sino por sus dueños. Han luchado mucho por mantenerse ejerciendo no solamente como dueños, sino como gestores y han logrado ser un espacio emblemático que da cabida a todos los géneros, desde la trova hasta el rock, hip hop, blues o el jazz, lo que les otorga un gran mérito.”

¿Algún lugar (ciudad, festival, sala) en el que tengas aún pendiente ir?

“El teatro de la Ciudad Esperanza Iris, en la Ciudad de México, y el Palau de la Música Catalana, en Barcelona; presentarme en este último sería, sin duda, un sueño cumplido y es mi máxima como sala.”

¿Una canción tuya?

“Esta pregunta también es difícil, pero diré que ‘Tuve’ es la más emblemática, porque es la que más habla de mí como persona, la que más sentimientos provoca en muchos de quienes la escuchan y la que logra poner estos sentimientos más a flor de piel.”

¿Una canción que no sea tuya?

“Ufff… pues es que no puedo hablar de una sola canción. Mi vida va por episodios; en este momento, la canción que más me gusta o escucho, ‘La belleza’, de Alejandro Lerner. Tuve además el privilegio de escucharla en un estudio de grabación interpretada por él mismo y cuando escuché sus frases acerca de ‘cuando la belleza pase’, me pareció bellísimo y deja enseñanzas muy fuertes.”

(Mañana, la segunda parte de esta entrevista)

Comentarios