Ocho años de cambios y aprendizajes

706
ANIVERSARIO

Pachuca.-Fue un 2 de enero de 2009, recién comenzaba el año y toda actividad laboral estaba detenida para la gran mayoría. Era un buen día para iniciar algo, lo que fuera.
Estaba en casa, tal vez veía la tele o realizaba labores domésticas, no recuerdo bien, de lo que sí me acuerdo es que recibí una llamada, “Lourdes, te llamamos del proyecto editorial, ¿puedes presentarte a trabajar?”. Un poco incrédula, asentí y pregunté cuándo; y la voz del otro lado del teléfono dijo “ahorita”.
Fue una llamada que esperé por meses, desde octubre de 2008 que fueron las entrevistas para trabajar en un proyecto editorial, el cual vi a mediados de ese año en un anuncio de empleo de un periódico local y al que atendí enviando el currículum y los motivos por los que quería laborar, entre otros requisitos que pedían.
En noviembre nos presentaron las instalaciones ubicadas en avenida Revolución de Pachuca, sin querernos revelar el nombre del proyecto, pero echar un vistazo me ayudó a leer en las pantallas de la computadora La Jornada Hidalgo.
A finales de ese mes nos rompieron los sueños a los que aspirábamos entrar, al decirnos que el proyecto fue detenido por algunas cuestiones, que ellos volvían a llamar cuando dieran luz verde. Creí que era todo.
Ese 2 de enero de 2009 llegué a las oficinas que ya conocía y me dijeron que sería auxiliar de redacción, que apoyaría al director y subdirector, haría adelantos de las notas de los reporteros, buscaría notas de agencia y debía estar siempre al pendiente, todo era nuevo para mí.
Desde ese entonces y a la fecha agradecí a quien me entrevistó y resultó ser el primer director del diario Alfredo Dávalos Moreno, por darme la oportunidad de trabajar sin ninguna experiencia en medios. Posteriormente conocimos que el diario se llamaría El Independiente de Hidalgo (algo falló y no se concretó lo de La Jornada).
Durante dos meses y medio estuvimos en interminables pruebas de edición, mis compañeros reporteros realizaban notas e investigaciones especiales, que no salían a la luz; teníamos que esperar hasta que dieran bandera de salida.
No recuerdo cuántas pruebas se hicieron, pero fueron muchas, hasta que salió la primera edición el 15 de abril de 2009, con una portada diferente, que pagaría gobierno mil 200 millones de pesos por tierras para la Refinería en Hidalgo (hoy fallida).
En estos ocho años he crecido mucho profesionalmente, el ahora Libre por convicción Independiente de Hidalgo ha tenido varios cambios, tanto de instalaciones, directores, reporteros, paginadores y demás personal.
A la segunda directora, Elsa Ángeles Vera, le debo el escribir, porque a los tres años en la auxiliaría y en seguida que asumió la dirección me dijo: “Tú ya debes estar escribiendo”. Hasta la fecha aquí sigo, dando batalla con las palabras, a veces no tan bien como quisiera, pero hago la lucha para que los lectores no terminen confundidos.
No sé si el próximo año siga trabajando para este medio, tal vez ya es hora de otro cambio, pero lo que sí sé es que no me equivoqué de profesión y desde esta u otra trinchera, seguiré informando a la población con veracidad lo que le interesa.
Gracias a las y los lectores por darnos esa confianza en estos ocho años, y esperemos que sean más para este diario, el cual deberá crecer y ofrecer mejores contenidos. Si no pasa, pueden exigirlo a través de correos electrónicos, comentarios en redes sociales o llamadas telefónicas.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorAportes para el desarrollo
Artículo siguiente¿A dónde vamos?
Lourdes Naranjo
Soy de la Bella Airosa, egresada de la UAEH, escribir es mi pasión e informar mi profesión. Huyo de lo negativo y me gusta ver con humor las cosas. Recibo quejas o sugerencia en [email protected]