Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Desde tiempos muy remotos, el ser humano se ha dado cuenta de la utilidad de los órganos dentarios en la identificación de cadáveres, que debido al origen de la muerte eran imposibles reconocerlos, ello se debe gracias a la resistencia de las piezas dentarias y porque a la vez son muy diferentes en cada individuo.
En consecuencia, en la actualidad la odontología va de la mano con el derecho legal, colaborando conjuntamente en la identificación, reconstrucción de hechos ilícitos y aquejando culpabilidades o inocencias de sospechosos.
Por ese motivo es que ante las autoridades los odontólogos somos un “testigo no presencial”, pero sobre todo fidedigno para el desenlace de un acto penal; dentro de nuestras obligaciones debemos dar las facilidades y corresponder sobre todo lo mejor posible ante dicha responsabilidad.
La odontología forense puede definirse como la aplicación de la odontología en el auxilio del derecho, que tiene por misión determinar a través del estudio estomatognático la mayor cantidad de información posible sobre las características físicas, edad, hábitos y actividades del individuo o individuos en cuestión. En caso de que se trate de restos humanos, a esto se habría de añadir la identificación de los mismos, la aproximación al mecanismo y momento de la muerte.
Tomando en cuenta la división clásica de las grandes épocas históricas, se pueden establecer los siguientes periodos para el estudio de los sucesos antiguos:

Época antigua

Código de Hammurabi, 2000 aC Babilonia. Ese reglamento establecía que si alguien le rompía un diente a un hombre, su propio diente debía ser roto.
El escritor romano Dion Casio, que vivió en el año 229 aC, fue el primero en identificar un cadáver mediante las piezas dentales. Se trató de la esposa del emperador Claudio que había sido asesinada y después de varios días, debido a la descomposición del cuerpo, era casi imposible reconocerla.
En Mesoamérica también se registraron acontecimientos en el reconocimiento de las personas, según el tallado de los dientes; creían que después de la muerte, las personas iban a ser reconocidas ante los dioses por la forma de su dentadura.
Además, para los antropólogos es de gran utilidad ya, que debido a la resistencia de los dientes y de algunas otras estructuras estomatognáticas permite la clasificación e identificación de la cultura a la que pertenecen los restos hallados, ya que cada población mantenía características particulares en el labrado de las piezas dentarias.

Periodo medio

Abarca desde los últimos tiempos de los romanos hasta el siglo XVI (edad media). En 1477, durante la batalla de Nancy, murió Carlos Duque de Borgoña, identificado por la pérdida de varios dientes en la arcada superior.
También en 1775 fue identificado el general Warren, reconocido gracias a un puente realizado en marfil y plata.
En 1849 el profesor químico Webster, asesinó a un hombre, incinerándolo en el horno de su laboratorio. El occiso fue identificado gracias a la prótesis de porcelana que resistió las altas temperaturas y que permitió el reconocimiento y la inculpación del asesino.
La identificación pudo realizarse al cadáver de Adolfo Hitler, en colaboración con el profesor Blanchke (su dentista personal), por la fecha, prótesis y radiografías dentales que archivaba su médico personal.

Periodo moderno

En esta época la odontología fue reconocida como profesión científica, gracias a Pierre Fauchard, padre de la odontología.
En 1898, el doctor cubano Amoedo publicó el libro Lárt dentaire en médecine légale, a raíz de sus conocimientos adquiridos por su participación en el reconocimiento de personas en el incendio de Bazar de la Caridad en 1897. Desde entonces, se le conoce como el padre de la odontología legal.
En 1946 se realizó el primer Congreso Panamericano de Odontología Legal, celebrado en La Habana, Cuba, en ese espació se utilizó el término odontoscopia, que significa ciencia auxiliar de la justicia.
Ya para 1953 se publicó la obra Historia de la odontologia legal, del médico Echeverry; que menciona la importancia y la relación que tiene la odontología legal con el derecho y la ética.
En Inglaterra se divulgó el libro Dental identification and forensic detistry, del doctor Warren Harvey, en donde hizo la primera estimación de edad y sexo en cadáveres.
En México, durante la década de 1990, se publicó el primer libro Estomatología forense, que contenía aspectos básicos de la odontología en el campo forense.

Primera parte 

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios