Ofrecen otra mirada a Rusia

72
Rusia

ANA ISABEL AGUAYO / AGENCIA REFORMA

Ciudad de México.- A una semana de que concluya la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018, resulta interesante sumergirse en dos series históricas que muestran el origen de la grandeza de esa enorme y poderosa nación, más allá de las cápsulas sobre el mercado de Izmailovo y los tigres mascota que presentan las televisoras cada noche.

La primera propuesta es “Sophia”, una breve (solo ocho episodios) pero muy bien lograda serie centrada en la Rusia del siglo XV, cuando la princesa bizantina Sophia fue enviada a Moscú para casarse con Iván III.

Visualmente hermosa, la producción concentra su gran atractivo en el vestuario de la corte, desbordante de sedas, pieles y piedras preciosas. La historia está bastante apegada a la realidad, aunque se toma obvias libertades en aras de hacerla más entretenida y heroica.

Tomándola como lo que es, una serie histórica “ficticia”, “Sophia” es un deleite visual que transporta al televidente a la época en que el gran príncipe de Moscú combatía por igual a los tártaros-mongoles que amenazaban con tomar la ciudad, así como a los innumerables enemigos de su bienamada, pero extranjera, esposa.

Tres siglos más adelante está “Ekaterina. The rise of Catherine the Great”, la historia de otra extranjera que llega a Rusia para casarse con Pedro III, nieto de Pedro el Grande.

La Princesa alemana es traída al gran imperio ruso por orden de la emperatriz Elizabeth, una mujer fuerte, calculadora y paranoica que solo busca conseguir que la pareja le brinde un heredero al trono, ya que no confía en las habilidades de Pedro.

Y si Sophia muestra una corte opulenta y llamativa, los palacios, los paisajes y los vestuarios de Ekaterina emanan un lujo exquisito que demanda seguir devorando episodio tras episodio.

Las intrigas, traiciones y enredos palaciegos se toman más su tiempo para ir desarrollándose ya que la serie consta de dos temporadas de 12 episodios cada una.

Dicho esto, ambas producciones (con todo y su delicioso despliegue de lujo, historia y drama político) merecen también reconocimiento por su buen gusto.

En contraste, aunque se ven torturas, batallas a campo abierto, decapitaciones y muchos encuentros carnales, no corren ríos de sangre ni desfilan anatomías desnudas de todo tipo por la pantalla, como en cualquier otra serie histórica que pase por su mente.

“Sophia” y “Ekaterina”, producidas en Rusia, ambas en su idioma original y con subtítulos en inglés, están disponibles en Amazon Prime Video.

DATO El material fue grabado en territorio ruso y está disponible en Amazon Prime Video

Comentarios