GUSTAVO ROSALES RODRÍGUEZ /IMSS HIDALGO
Pachuca.-Posiblemente, muchas veces ha sentido que los ojos le lloran, le duelen o en algunas ocasiones le dan mucha comezón y la reacción común que procede ante esos síntomas es poner las manos en contacto directo sobre la molestia con la finalidad de aminorarla.

No obstante, el cuidado de esos órganos es sumamente delicado, además de preciso, por lo que resulta indispensable tener en cuenta cuáles son las molestias y síntomas que se presentan, pero sobre todo ser conscientes de que las áreas oculares no deben ser tocadas por las manos, a pesar de que exista una higiene previa.

En época de frío, que recién comenzó en el país, los padecimientos oculares son recurrentes; además, si se está inmerso en un ambiente donde el viento es una constante seguramente habrá molestias, incluso la exposición prolongada a la pantalla de una computadora, el uso de algunos medicamentos, quemaduras térmicas o químicas o en su defecto por el consumo de ciertos fármacos puede originar xeroftalmia u ojo seco.

Sin embargo, existe otra enfermedad que han padecido casi todos los seres humanos en su vida, la conjuntivitis, por lo que es recomendable tener mucho cuidado si existe picazón, enrojecimiento o derrames al interior del ojo, sostuvo Rocío del Valle Campos, coordinadora delegacional de salud pública del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Es una de las afecciones del ojo más comunes, por lo tanto de las más controlables, ya que se elimina con un tratamiento adecuado. Esa enfermedad afecta a cualquier persona sin importar edad, aunque en recién nacidos se debe prestar especial atención ya que el origen puede variar.”

Algunos de sus orígenes

1  Virus

A veces es causada por el mismo virus del resfriado común, es muy contagiosa y se propaga en lugares muy concurridos. Causa ardor, ojos rojos y lagrimeo constante.

2 Bacterias

Es en extremo contagiosa. Se presenta dolor, ojos rojos, pero sobre todo pus.

3 Alergia

Su origen se da por agentes ambientales, aires acondicionados o algún elemento externo que produce ojos rojos, comezón y en muchos casos párpados inflamados.

Recomendaciones

La conjuntivitis es una enfermedad que puede prevenirse esencialmente con higiene y protección para esos órganos, pero en caso de haber sido víctima de esa enfermedad se recomienda:

  • Lavar frecuentemente las manos con agua tibia y jabón
  • Evitar tocarse o frotarse los ojos
  • No usar ni compartir maquillaje, lentes de contacto o algún elemento que haya estado en contacto con las piezas oculares directamente durante la enfermedad
  • Lavar las fundas de las almohadas, sábanas y toallas
  • Limpiar, guardar y reemplacar los lentes de contacto según las instrucciones del médico oculista

Comentarios