César L Ayala
Pachuca

Ya anteriormente hablamos del perfil de los pedófilos y pederastas, hoy hablaremos sobre cuál es su forma de actuar y en qué lugares debemos mantener mayor vigilancia para evitar que ese tipo de personas se acerquen a los menores.

¿Cómo y dónde actúan?

1. En salas de juegos recreativos. Algunos pederastas frecuentan esas salas para, después de escoger a un niño o niña como futura víctima, ofrecerse a pagarle algunas partidas o retarlo a jugar contra él. Los abusos no se producen en el primer encuentro, ya que los pederastas normalmente intentan ganarse primero la confianza del niño. Otros prefieren invitar a sus víctimas a comer una hamburguesa o se ofrecen a llevarlos al cine.
2. En zonas marginales. Algunos pederastas prefieren frecuentar zonas deprimidas y marginales para buscar niños o adolescentes desatendidos o con muchas carencias. Les ofrecen entonces algún tipo de trabajo y les aseguran dinero fácil.
3. En salidas de colegios y parques. Otro tipo de pederastas que suelen actuar en redes optan por el secuestro. Este puede realizarse a la salida de un colegio, haciéndose pasar por un conocido de la familia que viene a recoger al menor porque la madre no va a llegar a tiempo; o en el entorno de parques infantiles o incluso desde un coche: pidiendo a su posible víctima que se acerque al vehículo para indicarles, plano en mano, donde está una calle.
4. En fiestas públicas. Algunas redes de tráfico y trata de niños y adolescentes captan a estos utilizando a otros que actúan de ganchos. Normalmente se trata de un “galán o bella chica” que intenta seducir al adolescente escogido como víctima, para después llevarlo engañado hacia un auto o casa donde espera el proxeneta. También pueden utilizar a otro menor, niño o niña, amenazándolo de muerte o violación.
5. A través de Internet. Se trata del último sistema que están utilizando muchos pederastas y que dificulta el trabajo de la Policía a nivel mundial. Estos pederastas se introducen en los canales de conversación escrita de Internet, o redes sociales, haciéndose pasar por niños o niñas en busca de nuevos amigos. Intentan así conocer la situación de algunos menores, sus gustos y aficiones, hasta que llega el momento de concertar una cita en un cine, a la salida de su centro de estudios, en un centro comercial o en un local de venta de comida rápida, con el supuesto objeto de “conocerse mejor”.
6. Utilizando animales exóticos, para atraer a los niños en ferias y demás lugares.Los suben a los mismos y les sacan fotografías para después ofrecérselas a sus padres. Muchos padres dan sus datos para que les envíen la foto o se la acerquen a casa. El pedófilo puede tener así un banco de datos de niños y niñas con direcciones, teléfonos y fotografías.
7. En el interior de los grandes centros comerciales. Algunas redes de pederastas actúan preferentemente en grandes centros comerciales, donde la concentración de personas es alta y los padres, en la mayoría de veces, están más pendientes de encontrar los productos que necesitan que atender a sus hijos. La forma de operar consiste en coger de la mano a un niño o niña pequeña que se haya extraviado (o que esté fuera de la vista de sus padres) y alejarlo del lugar. Por lo general, no lo sacan inmediatamente del lugar, sino que se lo llevan a los servicios higiénicos. Allí lo cambian rápidamente de vestimenta y afeitan su cabello, poniéndole luego una peluca o gorra, lo sedan si es necesario y salen por la puerta con total naturalidad y tranquilidad.
8. En casa. Al menos uno de cada tres abusos sexuales a menores de edad se cometen en el entorno familiar más cercano, por parte del padre, un tío o un abuelo. En dos de cada tres casos, el agresor es un pariente, amigo o persona muy cercana al entorno de la víctima.

Comentarios