“La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer solo tiene por límites la tiranía perpetua que el hombre le opone; estos límites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razón” Conocer un poco de la historia de las mujeres que han sido defensoras de los derechos de la mujer bien vale la pena. Han existido en todos los tiempos esas bellas mujeres talentosas y sobresalientes en todo tipo de ciencia y artes, mujeres responsables que han defendido sus derechos no importando las consecuencias que puedan llegar a tener y, gracias a ellas, hoy en día tenemos más libertad y por consiguiente, el camino que falta por recorrer con rumbo a la igualdad es menor.

El saber un poco más de su historia, la historia de esas mujeres que han combatido a través de los años y demandado la igualdad de derechos entre los hombres y mujeres y también de aquéllas que han obtenido una relevante importancia a nivel internacional tan prominente en las diferentes áreas del conocimiento, aquellas que han roto los techos de cristal y abierto el sendero para las siguientes generaciones, siempre será interesante todo lo que han representado.

Existen muchas más pero, no han sido reconocidas por los historiadores, están totalmente en el olvido y, vendrán más y más para continuar esta gran lucha de defensa, no importando que ha costado la vida de muchas de ellas.

Una de esas grandes defensoras de los derechos entre hombres y mujeres y sin lugar a dudas lo fue Marie Gouze, mejor conocida como Olympe De Gouges de origen francés, quien en el año de 1791 fue la autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana. (Peiró, 2013).

Olympe nació en Montauban, Francia el 7 de mayo de 1748, Olympe de Gaouges es el seudónimo de María Gouze, nació en el seno de una familia burguesa de esa época, su padre era carnicero y su madre fue hija de un mercader de telas. En cuanto a su educación temprana no se cuenta con datos precisos. A los 17 años, en 1765 contrajo matrimonio con un hombre que le llevaba muchos años pero jamás fue feliz, quedando al poco tiempo viuda y de ese matrimonio nació su único hijo de nombre Pierre Aubry.

La decepción de su matrimonio fue muy grande, a tal grado que lo llegó a calificar como la “tumba de la confianza y del amor”, fue tan fuerte su decepción de su matrimonio que se negó la felicidad, no volviéndose a casar. En 1770 salió de su lugar natal para conocer otro tipo de personas, la élite intelectual, círculos sociales totalmente diferentes y se instaló en París, ya establecida, su primera ocupación fue buscar una escuela para que su hijo obtuviera excelente educación.

Estando en esa gran ciudad inició otro tipo de vida, su círculo social fue la total burguesía, ya que asistía constantemente a los salones literarios parisinos y ahí entabla amistad con personas específicas, conocedoras de la literatura, fue otro tipo de individuos, siendo la élite de intelectuales de la época del siglo de oro francés. Para 1774 su nombre ya se encuentra inscrito en el Almanaque de París, el “Quién es quién” de la época. (Luis, 2016).

A partir de ese año Olympe inició su carrera en la literatura conjuntamente con su padrino quien era poeta Jean-Jacques Lefranc de Pompignan, también empezó a firmar sus escritos con el nombre de Marie-Olympe o simplemente Olympe, ya que ese era el segundo nombre de su madre añadiendo la preposición “de” a su apellido oficial Gouze, el que en varias ocasiones aparecía como Gouge.

Fue en ese momento cuando inició sus escritos que fueron obras de teatro, instalando su compañía teatral itinerante, recorriendo toda la región de París, sin que sus ingresos le permitieran mantenerse. Las obras que va escribiendo muy rápido tuvieron éxito por lo que empezaron a ser representadas en los teatros de Francia.

Una de sus tantas obras y la más conocida fue La esclavitud de los negros (L´esclavage des noirs), la que fue publicada en 1792, siendo inscrita en el repertorio de la Comédie-Frncaise en 1785 bajo el nombre de Zamore y Mirza, o el feliz naufragio. Esta obra la escribió con el fin de llamar la atención sobre el maltrato que les daban a los esclavos negros por lo que ella tuvo fuerte enfrentamiento con la negativa de los actores de la Comédie Francaise. Esa dependía económicamente de la Corte de Versalles, donde muchas familias nobles y burguesas, se habían enriquecido con la trata de esclavos.

Como el comercio con las colonias de ultramar representaba en ese momento el 50 por ciento del comercio exterior del país, esto motivo que la detuvieran y encarcelaran en la Bastilla por medio de una lettre de cachet, siendo liberada al poco tiempo gracias a la intervención de sus amigos.

Surgió la Revolución y su obra al fin fue representada en la Comédie Francaise. A ella no le importaron las presiones y amenazas del lobby colonial. Mantuvo mucha actividad en favor de la abolición de la esclavitud. En 1788 publicó el ensayo “Reflexiones sobre los hombres negros”, el cual le ayudó a ser admitida en el “Club de los amigos de los negros” en el que fue miembro.

En el año de 1788, se publicaron dos de sus folletos políticos en el Periódico general de Francia, en uno de ellos habló de su proyecto de impuesto patriótico, el que más tarde desarrollaría en su famosa Carta al pueblo; en el segundo proponía un amplio programa de reformas sociales, se calcula que en total fueron aproximadamente 30 panfletos. Fundó varias sociedades fraternas para ambos sexos. Y fue en 1791 cuando escribió la famosa carta de la “Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana”, la cual inició con la frase: “Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace la pregunta”. Esa surgió como reacción a la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”, donde solo se reconocía la condición de la ciudadanía de los hombres y no mencionaban a la mujer, ya que la dejaban en una situación de inferioridad. (Borja, 2011).

Siguiendo los pensamientos de Montesquieu, también defiende la separación de poderes sin contradecirse con lo hecho en 1793 entró a la defensa de Luis XVI, oponiéndose a Robespierre y Marat. Por sus ideales políticas, esta aguerrida mujer fue guillotinada el 3 de noviembre de 1793, acusada de escribir un cartel girondino.

“La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales solo pueden estar fundadas en la utilidad común”
“La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos”

Comentarios