El pleno TEPJF indicó que les faltó al respeto a las beneficiarias

Pachuca.-

Durante los eventos de Prospera, el gobernador Omar Fayad Meneses se expresó con un lenguaje sexista hacia quienes estaban presentes, sentenció la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF); además, determinó que el mandatario estatal no cometió infracciones al entregar apoyos.
En sesión de ayer, la Sala Especializada del TEPJF resolvió el procedimiento especial sancionador identificado con el expediente SRE-PSC-83/2018, iniciado por Morena en contra del gobernador y la excoordinadora nacional de Prospera Paula Hernández, por usar recursos públicos de forma indebida durante la intercampaña.

En dicho procedimiento, los magistrados determinaron que no se cometieron infracciones “porque la ley permite entregar apoyos sociales en eventos masivos fuera de la etapa de campañas; además, los beneficios de Prospera se consideran derechos sociales de primera necesidad”.
Sin embargo, el procedimiento fue motivo de análisis por parte de los magistrados, al cual se le hizo un estudio con perspectiva de género, por lo que visibilizaron la utilización de un lenguaje dominante, sexista y denostativo por parte del gobernador del estado en los discursos pronunciados en los eventos masivos de entrega e incorporaciones al programa social.

 

“Beso o cochinada”

Durante la sesión, transmitieron un audio sobre un evento de entrega de apoyos del programa federal en Singuilucan, donde Omar Fayad ofrece “beso o cochinada” a las asistentes, como premio a respuestas que den. El mismo discurso lo utilizó en los distintos eventos realizados durante febrero y marzo en varios municipios.
La magistrada María del Carmen Carreón Castro, recordó que el programa social está dirigido a mujeres en situación de vulnerabilidad y el que ofrezca como premio el “beso o cochinada” es situación de doble sentido; además que ese tipo de situaciones normalizan los estereotipos del género.

Indicó que el gobernador “se encuentra en una posición jerárquica superior, como responsable del Ejecutivo de un estado, y las mujeres nos tenemos que aguantar ante los comentarios de si recibimos beso o cochinada por haber contestado una pregunta.
“Es un evento de mujeres para mujeres; qué bueno que el Poder Ejecutivo tenga un acercamiento con las mujeres, pero sí es un llamado a que asumamos nuestra responsabilidad y veamos la utilización del lenguaje que utilicemos en el cumplimiento de nuestras funciones”, exhortó la magistrada.

La magistrada presidenta Gabriela Villafuerte Coello, calificó el hecho como una violación a los derechos humanos, “los términos no son sexistas en sí mismos, salvo excepciones, el problema es su uso; es el uso sexista del lenguaje el problema. “En una sociedad donde tenemos normalizado el machismo, la misoginia, la supremacía del hombre sobre la mujer, la forma patriarcal conocida, es en donde el uso del leguaje se vuelve sexista.”
Asimismo, explicó que el acercamiento del gobernador con la gente no es el problema, porque es una situación de camaradería con la ciudadanía y es respetable, “pero el estilo en este caso, rebasa claramente una camaradería natural y se vuelve discriminatorio, ofensivo, un uso sexista del lenguaje, reproduce estereotipos claramente”.
La sala del TEPJF informó a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Hidalgo (CEDHH) y al Congreso local sobre esa sentencia para los efectos que haya lugar, para prevenir que esas conductas se normalicen, con el fin de cumplir con la obligación constitucional de promover los derechos humanos en el ámbito de su competencia e impartir justicia con perspectiva de género.

Comentarios