Se llama Omran Daqneesh, tiene cinco años y, ensangrentado, espera con la mirada perdida al resto de sus hermanos. Sentado solo en la parte trasera de una ambulancia, cubierto de polvo, no llora, no habla y apenas se mueve poco después de haber sobrevivido junto a su familia a un ataque de la Fuerza Aérea de siria en Alepo. Se toca el lado izquierdo de la cara y luego se mira la mano, manchada de sangre.

Omran Daqneesh es uno de los cinco niños heridos este miércoles en el barrio de Qaterji controlado por los rebeldes, según The Telegraph. Fue rescatado junto a sus tres hermanos –de uno, seis y once años–, su padre y su madre-, según el periódico británico The Guardian.

Ninguno de ellos sufrió heridas importantes, pero su edificio se derrumbó poco después que la familia fuese rescatada por los equipos de rescate, que llegaron a la zona tras el ataque militar.

Las imágenes del grupo de activistas Aleppo Media Center muestran a los equipos de rescate sacando al pequeño de entre los escombros, para ser trasladado a la parte trasera de una ambulancia. Poco después van dejando a sus otros hermanos junto a él.

Omran fue trasladado al hospital conocido como “M10”, donde se le trató su lesión de la cabeza, se le limpió el polvo y la sangre que cubría su cuerpo y recibió el alta durante la noche. Según el personal sanitario, otros 12 niños menores de 15 años fueron hospitalizados ese mismo día.

https://www.youtube.com/watch?v=bZw3VpGPqM4

Comentarios