Tulancingo.- Debido a que representan un grave problema a la salud, así como al bienestar de la población, la dirección municipal de Ecología, en coordinación con otras instancias, inicia estrategia permanente de detección y ordenamiento de rastros clandestinos.

José Arturo Santos García, director de la dependencia municipal, mencionó que haciendo uso de las normativas legales vigentes, se hará detección de los centros clandestinos de matanza, pues su existencia implica mal manejo de los desechos orgánicos.

Además, las aguas residuales que se generan en casas, patios, y demás espacios que se acondicionan como espacios de matanza, son focos de infección, por lo que además de no tener los parámetros adecuados para el procesamiento de carnes, éstas pueden estar contaminadas, pudiendo generar problemas de salud.

Por lo que los operativos de detección se llevarán a cabo en coordinación con la dirección municipal de Sanidad, con quien está por culminarse los protocolos que se aplicarán de forma coordinada, en cuanto a la revisión de los centros clandestinos de matanza.

Extraoficialmente, se considera que en Tulancingo existen unos 30 centros clandestinos de matanza que operan de forma irregular, pero a los que recurren introductores de ganado a la región, con objetivo de reducir costos.

Comentarios