Oposición de EZLN a Tren Maya no es impedimento

243
Tren Maya,EZLN

Ciudad de México.- Diana Álvarez Maury, responsable de la subsecretaría de la Secretaría de Gobernación (Segob), aseguró que el Ejecutivo de México no se preocupa por las declaraciones públicas de oposición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) al proyecto del Tren Maya, pues “no representan tampoco a todas las comunidades”.

La responsable de desarrollo democrático, participación social y asuntos religiosos de la Segob destacó en entrevista con Notimex que existe un diálogo con todos los actores que se involucrarán con el proyecto ferroviario; sin embargo, reafirmó que no se ha dado un acercamiento con los zapatistas, quienes han dicho que no permitirán la construcción del tren.

“No hemos establecido diálogo, ellos no nos han buscado; sin embargo, el gobierno tiene una actitud abierta; incluso, esperábamos que acudieran a las asambleas y pues no han acudido.

“No nos preocupa, te voy a decir por qué, a mí me preocuparía yo creo que, al gobierno de México, si hubiera una gran oposición de la población en la zona porque estaríamos yendo en contra de la voluntad popular y eso sería gravísimo, pero cuando nos damos cuenta, no solo con las comunidades indígenas sino también con el ejercicio participativo que… la población está a favor… sin embargo, no representan (el EZLN) tampoco a todas las comunidades, las comunidades también tienen derecho a autorepresentarse, a ser escuchadas y ser tomadas en cuenta”, refirió la funcionaria de la Segob.

Para Álvarez Maury sería incorrecto que un grupo de indígenas se imponga a otros, por lo que consideró como necesario que todas las voces sean escuchadas, sea respetada la voluntad de la mayoría y respeten los derechos de la minoría. Por ello, desde la administración federal está cuidándose que el proyecto del Tren Maya sea con un desarrollo sustentable, cuidando el medio ambiente y generando nuevas oportunidades a los habitantes por donde pasará.

“A partir del 8 de febrero empezamos a regresar a cada una de estas 15 comunidades, que son asambleas regionales, para dar respuesta y establecer mesas de trabajo. La idea es generar un plan de desarrollo participativo democrático y empezar a integrar lo que las comunidades presentaron”, indicó.

Comentarios