Ciudad de México.- La sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó ayer, por unanimidad de votos, restituir a Alejandro Rojas Díaz Durán sus derechos político-partidistas en el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

El 27 de mayo, la comisión nacional de honestidad y justicia de Morena resolvió sancionar a Díaz Durán con la suspensión de sus derechos partidarios por tres años, consistentes en la destitución de cualquier cargo que ostente dentro de la organización y la inhabilitación para participar en los órganos de dirección y representación del partido político.

Lo anterior, por las declaraciones en medios de comunicación, mensajes en Twitter y entrevistas en que Rojas Díaz Durán, en su calidad de consejero estatal de Morena y asesor en el Senado de la República, expresó su desacuerdo con las decisiones tomadas por la dirigencia del partido.

De acuerdo con un comunicado del TEPJF, la comisión determinó que Alejandro Rojas transgredió normas contenidas en los documentos básicos de Morena; emitió expresiones de denostación o calumnia en contra del partido, sus órganos y su dirigencia, y ejerció violencia política por razones de género, motivo por el cual determinó suspenderlo en sus derechos partidarios.

El 31 de mayo, el imputado promovió un juicio ciudadano ante la sala superior del TEPJF.

En sesión pública, la magistratura dio la razón al también senador suplente, entre otras cosas, porque al inicio del proceso la comisión nacional de honestidad y justicia de Morena no lo señaló por violencia política de género, como después sí se incorporó al expediente. Del análisis de los dichos de Rojas Díaz Durán se desprende además que no se concretó la violencia política de género.

Por ello, la sala superior revocó la resolución de la comisión nacional de honestidad y justicia de Morena y ordenó que a Rojas Díaz Durán les sea restituido el pleno goce de sus derechos partidistas.

Comentarios