Dentro del catálogo de publicaciones del fondo editorial de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) aparece el libro Organización y cambio social en la región de Apan, coordinado por Édgar Noé Blancas Martínez, quien se encargó de convocar a 12 investigadores del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu) para colaborar en ese proyecto editorial colectivo, que contiene ocho capítulos.

El capítulo “Dinámica demográfica de la región 11 Apan”, escrito por Angélica E Reyna Bernal, Germán Vázquez Sandrín y Assael Ortiz Lazcano, es el primero del libro. En dicho trabajo se analiza y da a conocer la forma que han adoptado en los últimos años los principales componentes del crecimiento poblacional, esto es la fecundidad y la migración, así como algunas de sus consecuencias directas: el cambio en la estructura por edades y sexo de la población y el crecimiento demográfico.

La región de Apan, tal como fue considerada en el estudio citado, está constituida por cinco municipios: Almoloya, Apan, Emiliano Zapata, Tepeapulco y Tlanalapa. Esa zona, durante el periodo 1995-1999, presentó una tasa global de fecundidad de 2.66 hijos por mujer, nivel ligeramente menor al del estado de Hidalgo, que en ese mismo periodo fue de 2.85 hijos promedio por mujer. Las tasas globales de fecundidad dentro de la región son desiguales, ya que para Almoloya el valor fue de 3.24 hijos por mujer, mientras que en los otros cuatro municipios este fue cercano a los 2.5 hijos por mujer.

Por lo que toca a la migración en la región de Apan, destaca la llegada masiva de migrantes por el proceso de industrialización de Ciudad Sahagún, en el municipio de Tepeapulco, desde finales de 1970 y hasta 1990. Posteriormente, el decaimiento de la industria en Ciudad Sahagún estuvo aparejado con la reducción del crecimiento demográfico de la región.

Como resultado de la combinación de la reducción de la fecundidad y de la atracción de migrantes de Ciudad Sahagún, se produjo la disminución de la población de cero a cuatro años y con ello se sientan las bases para que posteriormente dé inicio un proceso de envejecimiento demográfico en la región. La disminución de la fecundidad y de la fuerza de atracción de población han conducido a que la región de Apan presente un bajo ritmo de crecimiento poblacional desde la década de 1980 hasta el 2000, último año registrado en el capítulo, en niveles mucho menores al de la entidad en su conjunto.

Ese contexto poblacional constituye un elemento básico para entender la región de Apan y lleva al lector a continuar la lectura de los siete capítulos restantes, que ofrecen una visión multidisciplinaria de una zona poco estudiada del estado de Hidalgo.

Noé Blancas, coordinador del proyecto editorial y responsable del segundo capítulo “Emiliano Zapata: territorio de bienestar por convergencias y estrategias”, realiza un acercamiento al desarrollo del municipio de Emiliano Zapata, creado en 1942, al que clasifica en la posición sexta en orden descendiente en Hidalgo en nivel de bienestar de los habitantes, superior al lugar 58 que ocupa por su población. El autor describe cada uno de los factores que influyeron a lo largo del siglo XX, como el auge de la industria pulquera, la introducción de dos importantes líneas férreas del centro al golfo, la dotación ejidal, el cambio al cultivo de cebada, la municipalización ejidal como estrategia de control de recursos y la ubicación de este territorio cercano al complejo industrial de Ciudad Sahagún, que reflejan datos en cuadros estadísticos sobre la dinámica demográfica, el crecimiento poblacional, el contexto jurídico, las localidades, los ingresos municipales, los servicios públicos con cooperación ejidal, la población migrante y la económicamente activa.

Finalmente, su acuciosa investigación lo lleva a conocer tres mercados y centros proveedores de servicios importantes: Calpulalpan, del estado de Tlaxcala, y los municipios hidalguenses de Tepeapulco y Apan.

Además, la investigadora Silvia Mendoza Mendoza introduce a la política económica del Estado mexicano posrevolucionario, en el que destaca dos procesos: el reparto agrario y la sustitución de importaciones. Su capítulo lo titula “De los rieles, el ejido y la fábrica”. La conformación del municipio de Emiliano Zapata en el Estado posrevolucionario mexicano describe un proceso en el que los pobladores pasaron de ser productores de maguey y sus derivados (pulque) a productores de cebada para la industria cervecera; otros pasaron de ser trabajadores de tierra ejidal a la suma de la fuerza de trabajo de la industria automotriz de Ciudad Sahagún.

Martha Díaz, responsable de uno de los capítulos, analiza desde la perspectiva de la antropología social el caso de la empresa Bombardier, situada en el parque industrial de Ciudad Sahagún. Cuestiona si es superviviente de la globalización o por la globalización. Cita la instalación en 1953 de la Constructora de Carros de Ferrocarril, de propiedad estatal, con salarios por encima del estándar nacional y hace un recuento de su adquisición en 1991 por capital canadiense. Para la autora no sobrevivió, sino que es una empresa global presente en 32 países con sede en la provincia de Quebec y una planta local en el contexto de la producción en redes, generadora de 2 mil empleos, de los cuales 30 por ciento se rige por relaciones de trabajo flexible.

El libro Organización y cambio social en la región de Apan incluye también temas como: asociaciones civiles en la región de Apan, organización, desarrollo comunitario y problemas sociales, capítulos en los que intervienen Luis Mauricio Figueroa Gutiérrez, Tomás Serrano, Adrián Galindo, Fabián Hernández, Javier Tolentino, Nora Anaya y Martín Castro Guzmán.

La publicación puede consultarse en las bibliotecas de la UAEH y en la librería Carácter de Ciudad del Conocimiento. Esperamos sus comentarios en la dirección electrónica: [email protected]

Comentarios