Alumnado y planta laboral de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) demuestran porqué pertenecen a una de las instituciones más prestigiadas del país. Su activa participación en el Garzatón pretende reunir la mayor cantidad de víveres para llevarlos directamente a los estados golpeados por el sismo del 19 de septiembre, que hasta ahora ha dejado poco más de 300 personas fallecidas. Ser universitario, en cualquier campo del desarrollo personal o profesional, es una responsabilidad que conlleva un compromiso social, máxime cuando se trata de ayudar a sectores vulnerables. En solidaridad con las personas afectadas por los eventos sismológicos que han impactado a Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Morelos, Puebla y la Ciudad de México, autoridades de la UAEH, encabezas por el rector Adolfo Pontigo Loyola, dieron el banderazo de inicio del Garzatón.

Esa iniciativa tiene como propósito que 17 Garzabús sirvan como centros de acopio móviles, ubicados en el centro cultural La Garza, Soriana del Valle, plaza Universidad, Aurrera Providencia, plaza Las Américas, Mercado Soriana, Aurrera Tulipanes, Prepa uno, parque Hidalgo y Plaza Q, en Pachuca y Mineral de la Reforma. Así como en Tulancingo, en La Floresta, Aurrera, plaza Patio; en el Instituto de Artes, localizado en Mineral del Monte; la plaza central de Actopan, Aurrera de Tizayuca, y en la Escuela Superior de Huejutla. Esta no es la primera vez que la comunidad garza se une en una misma causa. En 2013 cuando los huracanes Ingrid y Manuel azotaron a varias estados del país la solidaridad también estuvo presente. El Garzatón termina hoy, y cada apoyo es importante, por eso la vinculación interinstitucional que procura la Autónoma para que los víveres lleguen a quienes los necesitan es parte de la agenda del rector Adolfo Pontigo. El primer universitario ha estado en contacto con sus homólogos en otras instituciones que conforman la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) para garantizar la misión. De filón. La doble moral del PRI no es otra cosa que demagogia. El tricolor anunció que donaría 258 millones de pesos para los damnificados, monto equivalente a 25 por ciento del financiamiento 2017, pero atora en la Cámara de Diputados la iniciativa de Movimiento Ciudadano “Ni un peso a los partidos”.

Comentarios