Origen de la imagen del Señor del Colateral

151
Señor del Colateral

Arturo Castelán Zacatenco

Hay muchas leyendas en torno al tema de cómo llegó la imagen del Señor del Colateral al pueblo de Acaxochitlán, mismas que coinciden o son similares a las de muchas otros lugares del país.

La historia más conocida relata que en una tarde lluviosa llegaron unas mulas sin dueño, cargadas con cajas o bultos, y se detuvieron frente a la iglesia. Cuando la lluvia se calmó, las mulas seguían paradas en el mismo lugar, y así pasó un día.

La gente del poblado se percató de la situación y preguntaba por el dueño de dichos animales, pero nunca fue encontrado. Entonces, se decidió ver el contenido del cargamento; y cuál fue la sorpresa: al destapar una de las cajas, dentro de esta se encontraba la imagen.

Otra versión menos difundida apunta a que, hace ya mucho tiempo, el Cristo se encontraba en un poblado de la Sierra; sin embargo, el sitio estaba tan lejos que un sacerdote difícilmente podía ir allá a oficiar misa, por lo que la gente de esa comunidad decidió llevar la imagen hasta la cabecera municipal de Acaxochitlán.

Tal costumbre persistió durante varios años, hasta que cierto día, cuando los peregrinos intentaron volver con la imagen a su lugar de origen, comenzó a llover tan fuerte que no pudieron llevársela en ese momento; al cesar la lluvia lo intentaron de nuevo, pero sucedió exactamente lo mismo, y así cada vez que querían sacar la imagen, por lo que debería permanecer para siempre en ese lugar.

Comentarios