El título del libro Oríllese a la izquierda, completado con Opiniones sin censura, es una recopilación de ensayos de 15 escritores pertenecientes a una generación que nació ya en un país urgido por un cambio, que creció y se hizo adulta aguardando una transformación.

Así lo describe Miriam Mabel Martínez en la presentación de los textos. Nacida en 1971, aunque no se especifica dónde, es escritora y editora; fue becaria del Centro Mexicano de Escritores. Ha publicado Cómo destruir Nueva York (2005), Apuntes para enfrentar el destino (2013) y Equis (2015), entre otros. Es asimismo coautora de El mensaje está en el tejido (2016). Mantiene también una columna de artes visuales en el suplemento cultural “Laberinto” de Milenio Diario.

De los autores menciona que “a veces desesperanzados, otras frustrados, muchas más cansados, pero sin perder la perspectiva ni el ideal progresista, comparten su visión crítica y sentires en un presente en el cual la mayoría ciudadana parece indicar, no sin dudas y sí con muchos sobresaltos: oríllese a la izquierda”.

También cita: “El lector encontrará distintas posturas que señalan tanto la desigualdad, el racismo y la discriminación, como la autocomplacencia y la incongruencia que generan violencia y encono.

“Convocan a dudar, a exigir y a madurar como sociedad.”

Participan Claudia Muzzi con “La izquierda. Cartografía sentimental”; Tanya Huntington, “Matizar desde la izquierda”; Magali Velasco, “El sonido seco del metal”; Mary Carmen Sánchez Ambriz, “Una nueva raza de fisgones”; Socorro Venegas, “Lo que le debemos a los jóvenes de este país”.

Otros cinco son: Rodrigo Castillo, “Don Corleone a la mexicana”; Gabriela Velázquez Villegas, “Una larga espera”; Fernando Gálvez de Aguinaga, “Las luchas circulares”; Rocío Cerón, “Pensar México”, y Edson Lechuga, “Votar y perder hasta votar y ganar”.

Los últimos cinco: Carla Faesler, “Que este sexenio sea una locura o lo que sea”; Alejandro Toledo, “¿El dinosaurio ya no estaba ahí?”; Adriana González Mateos, “Amor y paz. El crepúsculo de los héroes”; Julieta García González, “Las ganas de cambiar”, y David Miklos, “El ansia de gobernar”.

Aleatoriamente se escogieron algunos fragmentos, como el de Mary Carmen Ambriz, quien cuestiona: “¿Por qué no vimos reclamos por los aumentos de gasolina que mes a mes se dieron durante el sexenio de Peña Nieto? ¿Por qué se conformaron cuando Luis Videgaray reconoció que no tenía la preparación para ser secretario de Relaciones Exteriores? ¿Por qué nadie le reclamó a Peña Nieto que hubiera continuado con la guerra contra el narcotráfico que inició Felipe Calderón? ¿Por qué el gobierno de Peña Nieto no fue detrás de Karime Macías, esposa de Javier Duarte, exgobernador derrochador y estafador de Veracruz?”

Otro es Rodrigo Castillo: “Sería torpe de mi parte buscar respuestas en el navegador de la democracia mexicana. En él, con regularidad se arrojarían datos de disfraces aterciopelados con tela fabricada en casa de los Woldenberg, la juventud de los años sesenta, la creación de la izquierda y su partido hoy hecho trizas, el decadente PRD; o la muerte inminente de la izquierda, de la generación del 68 y del hall de los intelectuales orgánico. Desde acá alzamos el puño izquierdo, nos aventamos las ‘goyas’ que quiera y conmemoramos el fin de un proceso aturdido y violento en su ‘búsqueda’ que llegó el primero de julio de 2018 a las heridas sangrantes de la patria”.

Y Gabriela Velázquez Villegas, una tercera: “Le pregunté a mi madre cómo se sentía, sin duda en su voz respondió: ‘Feliz, aún no lo creo, hasta que lo vea con la banda presidencial colocada en su pecho’. Ahí venía la desconfianza, siempre al acecho, como un aviso de precaución: ‘Alto’, ‘no hay vuelta’, ‘salida de emergencia’; continuó diciendo ‘cualquier cosa puede pasar, porque ya pasó antes’, lo dijo entre tristeza y mezcla de esperanza”.

De Universo de Libros, la primera edición es de febrero de 2019.

Comentarios