Otras delegaciones compraron ventiladores 48% más baratos

267
más baratos

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad continúa con el análisis del caso

Pachuca.- Mientras que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Hidalgo compró ventiladores en un millón 550 mil pesos a la empresa del hijo del director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), otras delegaciones en el país adquirieron los mismos a precios más bajos, ello con apenas pocos días de diferencia, reveló ayer Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

En seguimiento a su investigación, la organización dio a conocer que las zonas en 11 estados han obtenido los respiradores hasta 48 por ciento más asequibles que los de Cyber Robotics Solutions, la compañía de León Manuel Bartlett.

Por ejemplo, Baja California Sur consiguió esos insumos necesarios para atender a pacientes con cuadros graves del coronavirus (Covid-19) en 805 mil 192 pesos; mientras que San Luis Potosí los obtuvo en 875 mil.

El contrato de la primera entidad fue formalizado el 23 de abril, seis días después de que Hidalgo asignara la compra de 20 aparatos (de un total de 24 adquiridos por la delegación) a la empresa del hijo de Manuel Bartlett Díaz, quien anteriormente militaba en el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Es decir, Cyber Robotics Solutions ofertó las máquinas casi al doble, según el análisis de contratos realizado por MCCI.

Otras entidades también financiaron ventiladores con un costo superior al millón de pesos: Nuevo León con 1.218 mdp y Coahuila n 1.125 millones, pero de acuerdo con el reporte, los más caros fueron los de Hidalgo.

El primero de mayo, MCCI difundió que la delegación estatal había asignado un convenio por 31 millones de pesos a León Manuel Bartlett. El precio unitario de cada equipo fue de 1.5 millones de pesos, el más alto para una adquisición federal desde que el 27 de marzo fue declarada la emergencia sanitaria por el Covid-19, de acuerdo con una revisión de 30 procedimientos de adjudicación.

Tras la publicación de la investigación, la representante del instituto hidalguense Claudia Díaz Pérez ofreció una conferencia el 2 de mayo en la que detalló la adquisición.

“No se trata de una situación de ahorro o de economía, sino de salvar vidas”, expresó para justificar los señalamientos de que los equipos tuvieron un sobreprecio.

Las propuestas Según documentó Libre por convicción Independiente de Hidalgo la funcionaria explicó que, por tratarse de una emergencia nacional, “donde lo importante es salvar vidas”, fue realizada la compra local a firmas que ofrecieron la entrega inmediata, que contaban con las características requeridas y tenían existencias.

No obstante, varios licitantes presentaron sus propuestas para dotar del insumo requerido, de los cuales fueron seleccionados cuatro.

La delegada ofreció pormenores de cada oferta que fueron las siguientes: en Viasis, la disponibilidad estaba sujeta a pedido y establecía un tiempo de cinco a siete semanas; por su parte, Infra Sur contaría con los ventiladores para la primera semana del mes en curso, también sujeto a inventario.

A su vez, Conduit Life tenía en existencia solo un equipo a entregar en tres días naturales; mientras que Ari Sant contaba con dos en el mismo plazo.

Ciclomed tenía 20, pero también comprometía el pedido hasta la primera semana de mayo; mientras que Cyber Robotics Solutions ofrecía la misma cantidad pero en tres días.

Viasis presentó una propuesta que precisaba que el traspaso de lo requerido sería en 150 días naturales, es decir, casi cinco meses con previo pedido. Por su parte, Line tenía 75 instrumentos con fecha de entrega de dos días.

Finalmente, Lorena Sainz Mondragón disponía de una pieza con traspaso en tres días, según el informe de Díaz Pérez.

Además, aclaró que aunque Ciclomed tenía 20 aparatos, requería un anticipo del 70 por ciento del costo total del pedido y 30 por ciento al momento de la liquidación, lo cual no se apegaba al proceso de compras.

Puntualizó que una vez realizado ese estudio de mercado, con fecha del 14 y 15 de abril, y tras analizar las cotizaciones, “tomando en cuenta que los precios no los establece el instituto, sino el mercado, fueron determinados los rangos de costos altos y bajos y se solicitó el oficio de liberación de inversión”.

En total, fueron adquiridos 24 respiradores, 20 a la empresa del hijo de Manuel Bartlett, dos a Conduit Life, uno a Lorena Sainz Mondragón. En tanto, está pendiente uno debido a que la última firma seleccionada no continuó con el procedimiento. La funcionaria no proporcionó la cantidad total que pagó por los equipos.

No obstante, en declaraciones previas la encargada estatal del instituto justificó el contrato que al tratarse de una emergencia nacional “lo importante es salvar vidas”.

Baja California Sur consiguió esos insumos en 805 mil 192 pesos; mientras que San Luis Potosí los obtuvo en 875 mil

Comentarios