El Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), en asociación con Inteligencia Participativa (OPI), produjo un estudio denominado Medición de la Actividad Económica con Grandes Datos cuyo objetivo, según la propia organización, es medir de manera oportuna la actividad económica de las zonas metropolitanas del país. La novedad de este estudio tiene que ver con los factores de medición: el número de transacciones de retiro de efectivo en cajeros automáticos y la emisión de luz (imágenes satelitales) que produce cada ciudad. De esa forma encontraron que las ciudades que tienen mayor actividad económica son las zonas metropolitanas del Valle de México, Monterrey, Guadalajara, Puebla y Querétaro, resultado que coincide no solo con el hecho de que son las ciudades más pobladas del país, sino también con su vocación y dinamismo económico. Lo interesante para nosotros es ver cómo están las principales ciudades de Hidalgo. Pachuca, la capital estatal, se encuentra en el lugar 34, esto en el año 2015. Incluso mejoró respecto al 2014 cuando se encontró en el lugar 36 de 74 zonas metropolitanas consideradas en el estudio. La capital entonces, según este indicador, se encuentra más allá de la media tabla y ascendiendo. Habría que buscar cuáles son los factores que llevan a que la capital de Hidalgo se encuentre en ascenso respecto a su actividad económica porque, de entrada, pareciera que es consecuencia de su cercanía con la Zona Metropolitana del Valle de México. A menos que haya otro factor oculto. Por otra parte, en el estudio aparecen también las ciudades de Tula y Tulancingo en los lugares 59 y 68, respectivamente. Tula cayó del 56 al 59, factor que quizá tenga que ver con el decaimiento de la actividad petrolera a partir de la crisis del precio internacional del energético y por la cancelación del proyecto de la refinería Bicentenario. Y, por otra parte, habría que ver por qué Tulancingo está en los últimos lugares y de qué forma cayó, pues en otros tiempos se le consideraba como un centro económico con mayor dinamismo que la propia capital del estado. De filón. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Hidalgo (CCEH) Juan Carlos Martínez fue señalado ayer por un supuesto caso de conflicto de interés, pues su empresa vendió 15 mil tabletas para un programa auspiciado por la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), de la cual él mismo es vicepresidente de nuevas tecnologías. El empresario deberá dar explicaciones, máxime si consideramos que también fue coordinador del equipo de transición del gobernador Omar Fayad Meneses.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios