Román Meyer Falcón, hijo del connotado historiador Lorenzo Meyer, y quien sería nombrado titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en caso de que el candidato de Morena Andrés Manuel López Obrador llegue a la presidencia de México, vino ayer a Pachuca a hacer un anuncio interesante. Dijo que de ganar López Obrador se echaría a andar un plan para descentralizar algunas secretarías del Ejecutivo federal y que Pachuca está considerada para albergar a la Sedatu. Esta idea no es nueva, pero nunca ha podido concretarse de manera contundente. Ha habido algunos esfuerzos, pero aislados. Un ejemplo es lo que ocurre con la sede nacional del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) que hoy se encuentra en Aguascalientes y no en la Ciudad de México. En Pachuca se buscó establecer oficinas centrales de algunas secretarías federales en el complejo conocido como Centro Minero, pero no resultó. La resistencia de empleados federales a trasladarse a Pachuca fue lo que provocó que el proyecto, pensado en la década de 1990, quedara trunco. Hoy López Obrador revive la idea de descentralizar, lo cual es pertinente en el contexto de los sismos ocurridos en septiembre del año pasado y porque la Ciudad de México cada vez es más caótica. Para Pachuca resultaría positivo trasladar una secretaría del tamaño de la Sedatu. El propio Meyer Falcón explicó en conferencia de prensa que ya hay un plan gradual para trasladar sus oficinas y previó que al tercer año del eventual gobierno de López Obrador ya estarían asentados en la capital hidalguense la mayoría de sus trabajadores. Solo traer a la capital hidalguense esa dependencia podría generar más de mil empleos. En un país centralizado como el nuestro, esta política daría un respiro tanto a la capital de la República como a nuestra capital estatal. De filón. Julio Menchaca cumplió con su advertencia de interponer una demanda contra Nuvia Mayorga por vender terrenos en San Javier por debajo de su valor. Ya la pelota está en la cancha del Ministerio Público.

Comentarios