Mujeres

SONIA RUEDA / NOTIMEX

Pachuca / Ciudad de México.- Mujeres de Hidalgo se unieron al movimiento de todo el país que ayer salió a las calles para exigir un alto a la violencia, respeto a sus cuerpos y justicia para todas las que han sufrido violencia.

La Brillanteada pachuqueña inició su recorrido por avenida Revolución, a la cual se sumó Marea Verde con los pañuelos como máscaras y gritando fuerte: “Verga violadora a la licuadora”.

Entre los reclamos se escuchó la denuncia sobre los policías que no las hacen sentirse seguras, autoridades que las olvidan y no las protegen y un sistema que prefiere darles la espalda en la garantía de sus derechos.

Sin agresiones, pacíficas, las hidalguenses exigieron que todas las víctimas de violencia reciban justicia, que ningún agresor se vaya impune, sobre todo en el caso de la Ciudad de México, donde una joven de 17 años fue violada por cuatro policías y en donde la investigación ha sido poco clara.

Entre la oscuridad que cayó sobre plaza Juárez, exigieron que los feminicidios cesen, que las instituciones las respalden y cuiden, pues a diario sufren distintas formas de violencia.

Deriva en agresiones y violencia, manifestación en CDMX El movimiento #NoMeCuidanMeViolan, salió ayer a las calles con el propósito de exigir justicia por los casos de presunto abuso cometidos por policías; la marcha derivó en agresiones hacia hombres y daños a los sistemas de transporte público.

Con el argumento de ser un movimiento “separatista”, desde su concentración, las manifestantes limitaron la participación de las personas del género masculino salvo a los extremos o al final del contingente, lo que generó que las mujeres más radicales gritaran, aventaran diamantina a sus rostros y en algunos casos agredieran físicamente a los varones.

Asimismo, a su paso por la estación Insurgentes del Metrobús, manifestantes con rostros tapados, además de efectuar pintas, usaron todo lo que encontraron a su paso, como palos, piedras, incluso los extintores para romper todos los vidrios correspondientes a la publicidad, al tiempo que agredían a las personas que se encontraban en el andén y accesos.

Las manifestantes también ingresaron a la estación Insurgentes del Metro, de la línea uno, donde hicieron pintas.

“Justicia”, “Alerta que camina la lucha feminista por América Latina”, “Nos están matando y tú no haces nada”, “Agradezcan que queremos justicia y no venganza”, “El feminismo nunca ha matado a nadie, el machismo mata cada hora”, “Mi cuerpo es mío, yo decido, tengo autonomía, yo soy mía”, son algunas de las consignas que se escuchaban en la marcha de las mujeres, que contrario a su comportamiento con los hombres, protegían a las de su mismo género.

Durante su marcha que rodeó la Glorieta de los Insurgentes, las manifestantes detuvieron su paso en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en donde una valla conformada también por mujeres de la Policía resguardaba el lugar.

Lo anterior evitó que las manifestantes llegaran a las instalaciones de la dependencia y afectaran el inmueble.

Derivado de los actos violentos, algunas personas resultaron lesionadas, incluso en los rostros, además se registraron agresiones contra reporteros gráficos, camarógrafos y periodistas de diferentes medios de comunicación.

Destacó la agresión contra un reportero del noticiario adn40 de televisión, quien durante su transmisión en vivo fue agredido físicamente, no por una manifestante sino por un hombre que se encontraba en ese lugar y de manera repentina le lanzó un fuerte puñetazo al rostro.

Además

En la Ciudad de México, la marcha derivó en agresiones hacia hombres y daños a los sistemas de transporte público

Comentarios