Ayer el Banco Mundial presentó su informe Doing Business 2016, que mide qué tan fácil es hacer negocios en 189 países. Para ello considera parámetros como la normatividad que regula las actividades de las pequeñas y medianas empresas locales a lo largo de su ciclo de vida. Este informe también incluye a México y analiza lo que sucede en las 32 entidades federativas. El estudio elije ciertas ciudades de cada estado y de ahí obtiene la calificación que toca a cada entidad federativa. En Hidalgo, Doing Business 2016 se enfocó en analizar lo que pasa en Pachuca y desafortunadamente encontró que empeoró en el ranking nacional al caer del sitio 14 al 19 respecto al último estudio realizado en 2014. La calificación que obtuvo Pachuca este año fue de 74.93. Al desmenuzar por qué Pachuca está en el lugar 19, el estudio refiere que la capital del estado se encuentra clasificada en el sitio 29 en la regulación referente a apertura de empresas, en el 20 en manejo de permisos de construcción, en el 10 en registro de propiedades y en el 18 en cumplimiento de contratos. Aunque un solo parámetro nos da una idea clara de dónde es necesario que las autoridades trabajen para facilitar el clima de negocios: mientras en Pachuca, son necesarios 29.5 días para abrir una empresa, en Aguascalientes, entidad que ocupa el primer lugar en el ranking, se requieren solo 13.5 días. En nuestro contexto, el ayuntamiento de Pachuca, principalmente, debería tomar nota de ese indicador y ver que hay una oportunidad de destacar a escala nacional si se hacen las reformas y adecuaciones correspondientes al marco regulatorio de la capital. El estudio puede funcionar como una guía para que la actual alcaldesa capitalina Yolanda Tellería tome las decisiones pertinentes para facilitar y simplificar los trámites para abrir una empresa, permitir una construcción, registrar propiedades y garantizar el cumplimiento de contratos. Con esos ingredientes, Pachuca podría dar un salto que, además, implicaría un antes y un después en el ayuntamiento con el regreso del PAN al gobierno municipal. Ojalá que la alcaldesa y su equipo de trabajo tomen nota de esta oportunidad de oro. De filón. Y hablando de estos temas de competitividad, nuestro país se enfrenta a un reto de primer orden: no caer aún más en el plano internacional en momentos de austeridad y vacas flacas. Recordemos que el año entrante el gobierno federal plantea un recorte superior a los 200 mil millones de pesos, que implica un fuerte efecto en nuestra economía.

Comentarios