Como sucede cada temporada de lluvias, una tromba desquició ayer a la capital del estado, cuyo sistema de drenaje se vio rebasado porque durante 40 minutos la precipitación no cedió. El caos vial, como siempre, ayer se hizo presente, no solo porque las principales vialidades se convierten en ríos, sino porque los baches, que también aparecen cada temporada de lluvias, son auténticas trampas que sorprenden a los conductores que no pueden evitarlas, pues aparecen de improviso debajo de los charcos. Frente a ese fenómeno cíclico, el gobierno estatal y los ayuntamientos que conforman la Zona Metropolitana de Pachuca simplemente están rebasados o se desentienden del problema. El ayuntamiento de Pachuca, en voz de la alcaldesa Yolanda Tellería, dijo el año pasado que el problema de los baches rebasa el presupuesto disponible de su administración y también acusó al gobierno estatal por no apoyarlo, como sí lo hace cuando Pachuca está en manos de gobiernos priistas. Y el gobierno estatal, en una actitud mezquina, respondió hace un año que ese era un problema que el ayuntamiento tenía que resolver y dejó crecer lo que hoy de nueva cuenta afecta a los ciudadanos capitalinos, quienes tienen que pagar los platos rotos de los gobiernos que solo atinan a desentenderse de los problemas. La infraestructura hidráulica es otro tema. En Tuzos, una de las colonias que cada año son castigadas por las lluvias, desde mayo de 2017 vecinos denunciaron que alguien robó una bomba que permitía mantenerlos a salvo de futuras inundaciones. Pidieron ayuda al gobernador Omar Fayad, quien simplemente ignoró el asunto, pues la bomba nunca fue sustituida y porque ayer una vez más se inundó esa colonia. Ah, pero eso sí, ayer el propio mandatario acompañado de funcionarios fue a ver de qué manera ayudaba a los vecinos de esa colonia del sur. Ahogado el niño, a tapar el pozo. De filón. Unos 500 observadores estarán al tanto de lo que ocurra en la elección de este domingo primero de julio. Aunque, frente a las irregularidades que se avecinan por lo sucias que fueron las campañas, seguramente se quedarán cortos.

Comentarios