Pacientes de cáncer reciben prótesis de mama

515
prótesis ,cáncer

Pachuca.- Con el objetivo de prevenir dolor en la región cervical y lumbar, al tiempo de mejorar la autoestima y confianza de mujeres que han perdido uno o ambos senos a causa del cáncer, desde hace dos años el Voluntariado IMSS implementó un programa para elaborar prótesis artesanales de mama.

Andrea Luna Delgadillo es una de la 5 mil 500 mujeres que han recibido una prótesis desde la creación de ese programa en 2017.

Con 39 años sintió una inflamación en uno de sus senos. “Me estuve revisando pero pensé: ‘no pasa nada, probablemente es mi niña que me dio una patada y se me inflamó’; lo dejé pasar un periodo menstrual, pero seguía la protuberancia, ya no era normal y fui inmediatamente al médico, hablé con mi doctor que inmediatamente actuó, me mandó estudios, desinflamatorios y una cita para cinco días posteriores”, recordó.

En el centro médico nacional (CMN) La Raza se le diagnosticó cáncer de mama en estado avanzado, por lo que siguió un protocolo de 16 quimioterapias y una mastectomía para retirar el seno que tenía el tumor, con el fin de evitar que siguiera creciendo y propagara la enfermedad a otras partes del organismo.

En entrevista, Nancy Leticia Vega Cruz, del Voluntariado IMSS, indicó que una mujer que sufre cáncer y es sometida a una mastectomía, sea o no derechohabiente, puede ser beneficiaria de la prótesis con el solo hecho de acercarse a las oficinas ubicadas en el CMN Siglo XXI, en la Ciudad de México.

Explicó que las mujeres son referidas al Voluntariado IMSS por médicos oncólogos y especialistas, pues saben que perder un seno trae consecuencias físicas y anímicas; “también llegan porque ven nuestra información en redes sociales o porque otras mujeres favorecidas con el programa les comentaron que aquí les podríamos ofrecer una prótesis de manera gratuita”.

Vega Cruz indicó que las prótesis artesanales tienen un gramaje específico conforme a la talla y necesidades de cada mujer, son cosidas a mano y se empaquetan previo a su entrega; “nueve de cada 10 mujeres que acuden por su prótesis se la llevan puesta; el único requisito es que pase un mes a partir del momento en que finalizaron su tratamiento de quimioterapia o radioterapia”, posterior a la mastectomía.

Se le entrega a la mujer una bolsa rosa, que además de la prótesis artesanal contiene un gancho para colocar en la puerta con información sobre la autoexploración de mama y, cuando hay disponibilidad, obsequios de donatarios como cremas y ungüentos, para el mejor cuidado de su piel.

Agregó que como parte del programa Soy rosa IMSS, el voluntariado efectúa brigadas informativas en diversos hospitales que tienen como prioridad sensibilizar a la población sobre la prevención del cáncer, la importancia de la autoexploración de mama y los signos de alarma de esa enfermedad.

Comentarios