El morenista aseveró que las intromisiones han sido latentes desde el inicio de la actual legislatura

Pachuca.- El pacto político entre el Congreso local y gobierno del estado existió y fue llevado a cabo con intervención de las autoridades federales; sin embargo, fue letra muerta porque nunca se cumplió y la intromisión, así como los intentos por debilitar la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados, han sido latentes desde el inicio de la actual legislatura.

Así lo aseguró en entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo el diputado y presidente de la junta de gobierno Ricardo Baptista González, quien explicó por qué la reciente iniciativa presentada para reformar la Ley Orgánica del Poder Legislativo del estado contempla la permanencia de la junta de gobierno para el grupo parlamentario de mayoría, pese al convenio firmado para que esta fuera rotativa.

Al respecto, puntualizó que las y los diputados morenistas que trabajaron en la propuesta partieron de que esta fue previamente modificada por la legislatura pasada de mayoría priista para que la junta de gobierno fuera rotativa, entre otros cambios, cuya finalidad era dificultar la llegada de la 64 Legislatura con una mayoría diferente a la que perduró por más de 80 años al frente del estado.

Desde entonces, recordó que existió un conflicto entre el Congreso y el gobierno estatal encabezado por Omar Fayad Meneses que se ha superado en diferentes momentos o etapas, pero que no ha evolucionado a una verdadera gobernabilidad y respeto a las mayorías que debe prevalecer en cualquier democracia.

“Entonces empezamos a trabajar desde el año pasado en revertir la reforma, no con un espíritu revanchista, sino democrático, influyente, de hacer valer lo que ganamos en las urnas, empezando por la junta de gobierno que más de 40 días estuvo en manos del PRI en contubernio con diputados de otros partidos.”

En ese contexto, reconoció que en octubre del año pasado existió una reunión para celebrar un pacto político entre el gobierno del estado y el grupo de Morena en el Congreso; el objetivo era solucionar el conflicto y transitar hacia la gobernabilidad entre ambos poderes, pero apuntó que la intromisión del Ejecutivo siguió existiendo.

“El gobernador, cuando decide entregarnos la junta, después de vetos inaceptables como fue el del doctor Veras Godoy, puso esos candados, en un acuerdo político que existió en octubre donde pidió que no le tocáramos ciertos nombramientos, y platicamos con él y el secretario de Gobierno, no con los diputados de la oposición, porque cuando platicamos con él dijo que hablaba a nombre de sus diputados del PRI, de sus aliados.”

Desde entonces, afirmó que se dieron a la tarea de cumplir el pacto, “pero desde que empezamos a ejercer esta junta de gobierno ha habido intromisión permanente; no lo han respetado”. Por ejemplo, acusó que al asignar las comisiones existió interferencia para tratar de influir en los nombramientos y que nuevamente la mayoría de Morena quedara sin decidir.

Ricardo Baptista González,gobierno estatal

Asimismo, aseveró que durante las comparecencias del gabinete de Fayad Meneses existieron actitudes que dejaron ver que el acuerdo no sería respetado por las autoridades estatales. “En las comparecencias fue un desastre, verdades a medias, informes a medias y desdén de la mayoría de secretarios, información poco fidedigna y contrastante contra elementos que nosotros teníamos de los propios presupuestos que bajábamos de las páginas del Congreso y el gobierno, porque muchas cifras nunca coincidieron”.

También, expresó que en diciembre, cuando llegó la aprobación del presupuesto 2019, la actitud de la secretaria de Finanzas Jessica Blancas Hidalgo fue de exponer información inconclusa en una actitud en la que incluso existieron burlas ante el desconocimiento de algunos diputados.

Ante esa situación, decidieron capacitarse y consiguieron una consultora con experiencia en auditar presupuesto de los congresos, quien les ayudó a entender la realidad. “A la Ley de Ingresos le recuperamos más de mil millones de pesos, porque ellos habían presentado un presupuesto de 45 mil millones y nosotros encontramos que en el histórico siempre subestimaban a la baja para tener recursos de libre disposición una vez recaudando más, sin tener que pasar por el Congreso, para gastarse todos los excedentes”.

Además, indicó que en la revisión del presupuesto de egresos hallaron diversas partidas duplicadas y gastos innecesarios. “Encontramos casi 3 mil millones de pesos que no se justificaban y le fuimos avisando al gobierno del estado, y le dijimos que se iban a redireccionar, pero nuevamente hubo diálogo y finalmente se movieron solo mil 700 millones que tenían un destino específico, la salud, educación, campo, deudas de municipios e infraestructura”.

Aun así, condenó que durante la noche del 29 de diciembre y el 30, cuando fue votado el presupuesto, hubo llamadas para pedir a los diputados de Morena que no votaran a favor, incluso con ofrecimientos de recursos para obra pública y hasta por 37 millones y medio de pesos por legislador. “Entonces, ¿quién estaba incumpliendo el acuerdo? ¿Por qué intentar romper la mayoría de Morena si estaba caminando de común acuerdo?, además que los recursos no han bajado, continúan siendo rehenes para la negociación”, subrayó.

A su vez, manifestó que desde que tomaron posesión del cargo ha existido “un cerco mediático, guerra sucia y permanente en contra de esta mayoría de Morena, porque siguió y sigue existiendo la intención de romperla, y nosotros en ningún momento hemos planteado desconocer el acuerdo, simplemente para nosotros es letra muerta, porque quien lo ha incumplido está del otro lado”.

Pese a ello, sentenció que su objetivo es transitar por los acuerdos, por lo que la iniciativa que se subió la semana pasada para reformar la Ley Orgánica del Congreso contiene aspectos que trabajaron desde hace meses y buscan hacer valer, en aras de la gobernabilidad, que son las mayorías las que deben seguir decidiendo, respetando la postura del gobernador referente a los nombramientos, así como no mover el tema de la mayoría calificada.

“En aras de la gobernabilidad y los acuerdos, fue bajado de la Ley Orgánica lo de la mayoría calificada, y aún así es una ley de avanzada que puede ayudar, y entendemos políticamente que tenemos que dar el paso y ya lo dimos, ahora estamos esperando el paso positivo también del gobierno del estado.”

Finalmente, recalcó que el subsecretario de Gobernación Ricardo Peralta Saucedo no ha estado a “la altura de las necesidades” de la bancada de Morena en el estado, pues dijo que el asunto del Congreso de Hidalgo y su relación con el gobierno es muy particular, por lo que, de no llegar a acuerdos directos entre ambas partes, buscarán tratar el tema con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

“Vemos a un gobernador con plena disposición de apoyar al presidente de la República, y nos da gusto y que siga viniendo y trayendo apoyos para el estado, pero nadie ha dicho que el precio es someter al Congreso, que somos de la cuarta trasformación, de la mayoría que gobierna este país; entonces nosotros no vamos a encontrar otra salida más que hacer valer nuestro trabajo y recuperar que las mayorías sean quienes decidan.”

Ricardo Baptista González,gobierno estatal

Vemos a un gobernador con plena disposición de apoyar al presidente de la República, y nos da gusto que siga viniendo y trayendo apoyos para el estado, pero nadie ha dicho que el precio es someter al Congreso… No vamos a encontrar otra salida más que hacer valer nuestro trabajo y recuperar que las mayorías sean quienes decidan

Comentarios